Se incrementaron las consultas en el Servicio de Pediatría del hospital 4 de Junio

Tras una semana de días de lluvias, las infecciones respiratorias agudas (IRA) constituyen el 60 por ciento de las consultas médicas, como consecuencia de los cambios bruscos de temperatura que afectan el sistema respiratorio. Según contaron algunos padres, la situación se repite a diario en el Servicio de Pediatría del hospital 4 de Junio con cientos de personas que se amontonan  para pedir un turno.

De acuerdo con los profesionales médicos del área, estos cambios bruscos irritan las vías respiratorias por las partículas de polvo que se levantan cuando llueve luego de un intenso sol. Además, el paso de aire muy frío por la zona de calentamiento del sistema respiratorio, las fosas nasales, irrita las vías respiratorias y las hace susceptibles a cualquier virus capaz de producir infecciones.

A ello se suman los traslados de pacientes críticos y no críticos que se realizan al hospital de mayor complejidad que realizan desde la ciudad de Sáenz Peña. Sobre ello, la responsable del Servicio de Emergencias 107 Noelia Santa Cruz, señaló a NORTE que tanto Pediatría como Ginecología son los servicios colapsados que más derivaciones demandaron en los últimos meses.

 

Pediatría y Ginecología colapsado

“Pediatría es un servicio que demanda mucho, y el 80 por ciento de derivaciones son de chicos con afecciones respiratorias. En el mes de junio se realizaron 74 derivaciones desde el hospital 4 de Junio a Resistencia” reveló.

A ello se suma la problemática de las personas que asisten al nosocomio con la obra social Pami. “No nos corresponde porque tiene un servicio que se les descuenta a los abuelos, pero en algunos casos el Pami estuvo suspendido por lo que tuvimos que hacernos cargo. Y en otros casos, Pami no les da respuestas a los abuelos y nos tenemos que hacer cargo de esos problemas de la obra social” resaltó Santa Cruz.

Aclaró que no se pueden hacer traslados en la ciudad, “pero tratamos de acomodarnos y hacerlos porque si no se colapsa también el servicio del hospital” dijo la Licenciada.

 

Prevenciones ante el frío

En otro orden, y ante la ola de frío, desde el Ministerio de Salud Pública recordaron las medidas de prevención por intoxicación de monóxido de carbono en el hogar. La inhalación e intoxicación por este gas produce una falta de oxígeno que daña el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo.

Aconsejaron que es fundamental mantener los ambientes bien ventilados y el control de las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos que utilicen gas.

Los síntomas pueden variar de una persona a otra; tienen mayor riesgo de intoxicación los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y las personas que habitan en zonas de gran altitud.

El principal riesgo de este tipo de intoxicación es que en muchos casos la persona no es consciente de los síntomas. Éstos pueden ser: dolor de cabeza; náuseas o vómitos; mareos, acompañados de cansancio; letargo o confusión; desmayo o pérdida de conocimiento; alteraciones visuales; convulsiones; y estado de coma.

En ese sentido cabe recordar que ante la inhalación de este gas venenoso, puede parecer que la persona tiene otra patología y pueden producirse síntomas parecidos a una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco. Ante la sospecha de estar sufriendo intoxicación por monóxido de carbono Salud remarca la importancia de abrir ventanas y puertas; salir a tomar aire fresco inmediatamente; apagar los artefactos de gas; concurrir con urgencia a un centro de salud u hospital.

Para prevenir este tipo de situaciones, se recomienda mantener los ambientes bien ventilados: comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior; ventilar toda la casa una vez al día, aunque haga frío. Dejar siempre una puerta o ventana entreabierta, tanto de día como de noche, y aún cuando haga frío.

Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas y apagarlas fuera de la casa. No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente. No mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.

Realizar el control de instalaciones: verificar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los artefactos: calefones, termo tanques, estufas a gas, hogares a leña, calderas, cocinas, calentadores, faroles, motores de combustión interna en automóviles y motos, braseros.

Examinar especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado. Lo más notorio en un conducto de gas que no esté bien puesto o mal tapado, es el rastro de una mancha negra en el techo y en la pared (en el recorrido que hace el caño). Hacer una verificación de las instalaciones con personal matriculado que pueda identificar y corregir los desperfectos de la fuente generadora de monóxido de carbono.

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.