River y Boca empataron en el partido que abre la vibrante seguidilla de Superclásicos

Los primeros minutos mostraron a River con la intención de jugar a un toque y en velocidad. Ante este planteo, Boca apostaba a cortar el juego y a llegar al área de enfrente con pelotas paradas y envíos largos.

De a poco, “El Millonario” impuso un predominio basado en los movimientos rápidos y las triangulaciones de sus jugadores de ataque, sumado al gran despliegue de Enzo Pérez en la mitad de la cancha.

Los de Alfaro no lograban hilvanar juego colectivo y sufrían con la intensidad de la presión que los locales le imponían en la salida desde el fondo. Sin embargo, River no generaba chances de gol concretas: solo dos Nacho Fernández pisó con claridad el área pero resolvió mal y ambas pelotas le quedaron fácil en las manos al arquero Esteban Andrada, que a los seis minutos ya había logrado el récord de la valla invicta más larga en la historia del club de la ribera.

Recién en los últimos minutos de la etapa Boca logró salir del asedio. Eso también le dio algunos espacios a River para, finalmente, acercarse con claridad. Sobre los 37′, Nacho Fernández mandó un centro pasado desde la izquierda que Gonzalo Montiel definió defectuosamente, por arriba del travesaño. Más tarde fue Nicolás de la Cruz el que probó de media distancia, pero Andrada contuvo el intento del uruguayo.

El de este domingo será el capítulo número uno de una historia que tendrá tres partes y que guardará las mayores emociones para el final. Los dos siguientes partidos serán válidos por las semifinales de la Copa Libertadores y se disputarán la ida el martes 1° de octubre en el Monumental y la vuelta el martes 22 de octubre en la Bombonera.

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.