El Municipio  estableció el uso obligatorio de cobertor facial para circular en la vía pública

En el marco de las medidas de prevención implementadas por el Municipio de Sáenz Peña en la tarde del lunes el intendente Bruno Cipolini junto al doctor Sergio Colaneri, anunció que a partir de este martes será obligatorio el uso de  protectores faciales, conocido como cubre boca, incluso de algún tipo de protección casera, para todos los que circulen en la vía pública.

En tal sentido el intendente comentó que se conformó una mesa de trabajo con los referentes del área de salud de la ciudad, conformada por representantes de cada uno de los institutos privados y el Hospital 4 de Junio. El comité está integrado por los licenciados Néstor Orescovich y Carlos Navarrete por parte de Salud Pública; el doctor Sergio Colaneri (Instituto Santa Lucia), Ricardo Pardo (Santa María); doctor David Gioker (Instituto privado Loma Linda), doctor Rivera (Clínica Centro Medico) y los doctores Marcelo Sang y Jhonny Curti por la Unidad Médica Educativa UNCAUS.

“Pensando en lo que sigue, hemos llegado a la fecha de hoy sin casos positivos confirmados, lo cual es una foto de hace más o menos siete día, esta mesa va informar a la ciudadanía sobre el cuadro de situación, va a determinar algunas medidas de conducta y nuevas normativas que vamos a ir trabajando, para que en conjunto podamos superar esta situación que aún no ha sido superada”.

Por otro lado sostuvo que la pandemia tiene una fortalece que son los asintomáticos, es decir personas que no presentan síntomas característicos de la enfermedad, hacen su vida normal sin saber que portan el virus. Entonces, por recomendación de los médicos de la ciudad  y a través de la Resolución Municipal Nº 206/20, a partir del día de mañana vamos a impulsar el uso de un protector facial obligatorio para circular en la vía pública y para atender los distintos comercios habilitados para funcionar.

 

Fabricado en casa

Por su parte el doctor Colaneri sostuvo que la situación actual de la ciudad no pone en una situación donde si todos colaboráramos, nos permitirá retrasar al máximo la llegada del virus y cuando lo haga permitirá que afecte lo menos posible a la población.

“La sugerencia era que los barbijos tipo quirúrgicos era solamente para personal de salud y personas enfermas o que tengan síntomas compatibles con COVID-19,  después está el barbijo N 95 que es exclusivo para el personal  de salud que trabaja con infectados  y el barbijo quirúrgico no es necesario por eso la sugerencia de protegernos con un barbijo casero”, explicó.

Un barbijo casero se puede fabricar con dos capas de tela y por lo menos dos capaz de papel o un papel plegado, puede ser un papel tisú (papel de cocina, servilletas descartables) doblado en dos o cuatro en medio de dos telas. Ese tipo de cobertor ofrece una muy buena protección.

“No es bueno que andemos sin protección, la protección del barbijo casero dura horas, cambiando los papeles y lavando las telas, los costos son muy bajos y es accesible para todos si lo hacemos en nuestras casas”, remarcó.

 

Solidaridad recíproca

Por otro lado se remarcó la importancia de la protección facial, dado que no se realizan testeos a los asintomáticos por lo que es muy probable que existan personas que circulan en la vía pública y no saben que son portadores. Entonces, el barbijo protege a la persona que está frente al portador y si nosotros fuéramos positivos protegemos al otro. Se trata de una acción de solidaridad recíproca, me cuido y cuido a los demás.

“No bajemos los brazos, no nos relajemos, no creamos que esto está superado porque  no tenemos casos, no es así,  y lamentablemente creemos que todavía no hemos pasado lo peor, por eso les pido que acompañen esta medida para que entre todos podamos cuidarnos”, finalizó el Intendente.

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.