El fútbol vuelve en Sudamérica, pero no en la Argentina

La mayoría de las ligas tienen pensado volver en agosto, pero en nuestro país los jugadores creen que será en octubre, los dirigentes hablan de septiembre, aunque nadie descarta que sea después del 30 de junio.

Se originó en China, sacudió a Europa y llegó con toda su virulencia de este lado del océano Atlántico. Ahora mismo, América es el continente más golpeado por el coronavirus. Y en todos los países, con la excepción de Nicaragua -que no detuvo la actividad -y por estas horas Costa Rica, la industria del fútbol está parada en todo el continente, incluida la poderosa MLS (Major League Soccer) norteamericana.

No obstante, el show debe continuar. Tarde o temprano, la “cuarentena” terminará o se aflojará. Y como detrás de ella dejará un efecto demoledor para las economías, las ligas de la región empiezan a acelerar para que la pelota vuelva a rodar. En ese sentido, mientras en Argentina se proyecta la Liga Profesional de Fútbol entre septiembre y octubre, el resto de las federaciones tiene una meta fija: regresar, a más tardar, en agosto. Fundamentalmente, por el objetivo que se fijó desde la Conmebol: retomar la Libertadores, la Sudamericana y las Eliminatorias en el noveno mes de 2020.

Argentina podría dar ventaja, sobre todo en aquellos equipos que tienen compromisos en las Copas. Claudio “Chiqui” Tapia se muestra cauto, en consonancia con el Gobierno. ¿Cambiará la estrategia el 30 de junio, cuando terminen los contratos? Los mismos dirigentes que se apuraron por terminar la temporada 2019/2020 para achatar la masa salarial, podrían empujar para ahora para acelerar la vuelta. Dependerá del tamaño de la curva de infectados, que crece sin cesar. La FIFA comunicó que el libro de pases se abrirá entre 7 de julio y el 28 de septiembre en nuestro país. ¿Es un indicio de la fecha de regreso? En Agremiados creen que octubre será el mes del fútbol. Es más, ya saben que se jugará en la semana de Navidad y que no habrá vacaciones para los futbolistas.

Brasil será la punta de lanza. A pesar de ser el país más castigado por el Covid-19, con más de 400 mil infectados y 25 mil muertes, el campeonato carioca ya tiene una fecha tentativa para su reanudación: el 14 de junio. El Alcalde de Río de Janeiro, a pesar del récord de los decesos, autorizó a los clubes a volver a los entrenamientos colectivos a partir de esta semana próxima. No es casual que Marcelo Crivella le haya dado luz verde al fútbol en la “ciudad maravillosa”; el obispo evangelista es aliado de Jair Bolsonaro.

El Presidente, que está en contra de la cuarentena, recibió en el Planalto a Rodolfo Ladim, mandamás de Flamengo. Y a pesar de que 38 empleados, entre ellos tres futbolistas, dieron positivo de coronavirus, el campeón de América ya cerró filas con sus jugadores. Botafogo y Fluminense se oponen, pero el Estadual comenzará. En San Pablo hay resistencia. Por eso el Brasileirao aún es un gran signo de interrogación. Y una encuesta de la Universidad de Paraná entregó un resultado lapidario: sobre 3 mil personas consultadas, el 90% se opone a la reanudación del certamen.

Paraguay, que decretó el aislamiento preventivo, social y obligatorio el 12 de marzo y es la contracara de Brasil, tiene controlada la situación: no llegan a mil contagios, casi la mitad se recuperaron y apenas sufrieron 11 fallecimientos por el virus. Los dirigentes se reunieron este último jueves de manera presencial en la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) y resolvieron la reanudación del torneo Apertura a partir del 17 de julio.

Otro país agobiado por el coronavirus es Perú. Sin ir más lejos, el miércoles sufrió su mayor registro de contagios: 6154. Así y todo, hay ansiedad por la vuelta del fútbol. Ricardo Gareca metió presión. “Estrictamente en lo deportivo, el fútbol necesita reactivarse. Los jugadores deben volver a los entrenamientos. Es necesario que esto empiece cuanto antes, siguiendo protocolos. Las condiciones físicas de los jugadores se deterioran cada vez más”, dijo el técnico de la selección incaica. Los dirigentes tomaron nota. Resta el permiso del Ministerio de Salud. Una vez que se aprueben los protocolos, se reunirá el Comité Ejecutivo y dará curso al campeonato, que podría empezar en la primera semana de agosto. Se jugaría en seis estadios de Lima para facilitar el control sanitario.

 

Fuente: Clarín

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.