Los bancos se preparan para volver a vender desde el lunes el dólar “solidario”

Al cabo de un fin de semana en que estuvieron trabajando en sus sistemas informáticos, este lunes la mayoría de los bancos volverá a vender la cuota de hasta 200 dólares “solidarios” mensuales a través de los sistemas de home banking y de banca móvil, cumpliendo las nuevas normativas del Banco Central.


Un primer grupo de bancos, integrado por el BBVA, Santander, Itaú, Galicia y HSBC, pudo restablecer la operatoria el viernes, luego de que el jueves el Banco Central, a través de la Comunicación B12071, les informó que podían recurrir de modo automático a la base de datos del Central para verificar si un cliente que quiere comprar dólares está o no impedido de hacerlo, sea por no poder exhibir ingresos legítimos o por caber en algunas de las categorías que según las normas dadas a conocer el 16 de septiembre pasado fueron deshabilitados a este canal de compra de dólares.

El endurecimiento del “cepo” cambiario, para contener el drenaje de reservas del Banco Central significó que el presidente del Central, Miguel Pesce, impuso su opinión por sobre la del ministro de Economía, Martín Guzmán, que había apostado a que las reservas se estabilizarían tras el canje de deuda. Las nuevas medidas vedaron la compra del dólar “solidario” a perceptores del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros planes sociales, a quienes no tengan ingresos declarados y a cotitulares de cuentas en moneda extranjera. En su momento BCRA inhabilitó para la operación a miles de cuentas que identificó como ficticias, creadas a través de terceros por “mayoristas” que hacían así una suerte de vaquita de dólares a través de decenas de cuentas, para hacer diferencia vendiéndolos en el mercado paralelo. Este rulo, llamado “puré”, también fue aprovechado por perceptores de planes sociales, que engordaban así en cerca del 20% el monto de la ayuda oficial.

Con la nueva normativa, el BCRA decidió barrer el problema. Pero apareció otro: los bancos alegaron que no podían venderle a nadie, porque para las verificaciones necesitaban acceso directo y automático a la base de datos de la Anses, cosa a la que la agencia previsional se negó, invitándolos a chequear los datos caso por caso. La cuestión se resolvió con la intermediación del Central.

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.