Seis muertes y 205 nuevos positivos encienden las alertas en el Chaco

La Ministra de Salud del Chaco, Paola Benpitez brindó en la mañana de este jueves un nuevo parte epidemiológico en el cual informó que desde el inicio de la pandemia son 490 las personas fallecidas por coronavirus, es decir seis nuevas muertes respecto al último informe brindado en el martes último. Esto da una tasa de letalidad del 3.15%.

Los últimos seis decesos corresponden a una mujer de 63 años de General Pinedo; una mujer de 35 años de Resistencia; un hombre de 66 años de Charata; un hombre de 54 años de Quitilipi; una mujer de 88 años de Villa Ángela y una mujer de 71 de Presidencia Roque Sáenz Peña.

Además detalló que en las últimas 24 horas se confirmaron 205 nuevos positivos de las 855 muestras tomadas. Con estos nuevos positivos el Chaco cuenta al día de hoy con 15.512 casos confirmados de COVID – 19 de las cuales 13.777 son personas que se han recuperado. A la fecha continúan activos 1.245 casos de los cuales 1.153 personas transcurren la enfermedad de manera leve, 80 se encuentran internados en condición moderada y 12 con requerimientos de asistencia respiratoria mecánica.

Benítez explicó que la ocupación de camas de internación en el área COVID es del 33% en toda la provincia, mientras que la ocupación de asistencia respiratoria es del 10%.

La titular de la cartera sanitaria destacó que que todas las personas que se han recuperado del virus lo hicieron gracias a la identificación precoz, a la posterior asistencia y el acompañamiento.

La funcionaria aseguró que los bajos indicadores de internación y la posibilidad de atender a todas las personas que lo requieran es “gracias a las medidas que se han dispuesto y el trabajo mancomunado de diferentes sectores que arduamente llevaron adelante sus acciones para poder de esta manera mitigar la circulación viral”. Además señaló como “fundamental” el compromiso de todos los ciudadanos.

“En el transcurrir de estos ocho meses notamos que se necesita ser rápidos a la hora de identificar los brotes para de esta manera poder controlarlos y evitar un crecimiento exponencial que se pueda traducir en un mayor número de contagios y de muertes”, mencionó Benítez.

Dijo que “lamentablemente este virus no tiene un tratamiento y aquellas personas con vulnerabilidades y factores de riesgo, pueden desarrollar la enfermedad de manera crítica y requerir respirador”.

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.