Elon Musk sumó el cuarto fracaso consecutivo con SpaceX: así explotó el cohete Starship

El SN11 fue lanzado desde las instalaciones de la compañía en el sur de Texas y comenzó su ascenso de 10 kilómetros, pero experimentó fallas y explotó

Después de tres intentos sin éxito, el nuevo prototipo del cohete Starship de SpaceX volvió a estrellarse este martes durante su cuarto vuelo de prueba, informó en Twitter el fundador de la empresa, Elon Musk.

“Ocurrió algo importante” al momento del descenso, escribió. “Deberíamos saber qué fue en cuanto podamos examinar los fragmentos más tarde durante el día”, afirmó Musk, quien en todo de broma añadió: “Al menos, el cráter está en el lugar correcto!”.

El cohete SN11 fue lanzado desde las instalaciones de la compañía en el sur de Texas alrededor de las 13 GMT (10 de Argentina) y comenzó su ascenso de 10 kilómetros, pero experimentó algunas fallas, y cuando estaba bajando a la superficie la señal de video volvió a perderse.

“Perdimos el reloj en T más cinco minutos, 49 segundos”, afirmó el locutor de SpaceX John Insprucker, refiriéndose a la cantidad de tiempo transcurrida desde el despegue.

“Parece que tuvimos otro emocionante test del Starship Number 11”, añadió.

[embedded content]

Vuelos a la Luna, Marte y más allá

SN11 es el undécimo prototipo de Starship, que SpaceX espera que sea capaz de volar algún día en misiones tripuladas a la Luna, Marte y más allá.Fue, además, el cuarto que realizaba una prueba de vuelo que trataba de regresar al suelo para un aterrizaje vertical suave.

El SN8 y SN9, que se lanzaron en diciembre y febrero respectivamente, se estrellaron al aterrizar y explotaron, mientras que el SN10 logró aterrizar con éxito pero explotó pocos minutos después de la prueba el pasado 3 de marzo.

Pese a estos fracasos, los analistas consideran que SpaceX está recogiendo datos muy valiosos que podrán ayudar a acelerar el desarrollo de su programa espacial.

Con el tiempo, SpaceX planea combinar la nave Starship con un cohete Super Heavy, creando un equipo totalmente reutilizable.

Esta versión final tendrá una altura de 120 metros y podrá transportar 100 toneladas métricas a la órbita de la Tierra, lo que lo convertiría en el vehículo de lanzamiento más poderoso desarrollado hasta ahora.

SN11 es el undécimo prototipo de Starship que SpaceX espera que sea capaz de volar algún día

Prototipo del Cohete SpaceX explota minutos después de aterrizar

Un prototipo del futuro cohete gigante Starship, de la sociedad SpaceX, logró aterrizar el miércoles en Texas, después que sus dos predecesores no lograran la proeza, pero minutos después de tocar tierra, el aparato explotó.

“¡Starship SN10 ha aterrizado de una sola pieza!”, celebró el fundador de SpaceX, Elon Musk, en un mensaje en la red social Twitter.

“¡El equipo de SpaceX está haciendo un gran trabajo! ¡Un día, el éxito se medirá en que los vuelos de Starship se conviertan en algo banal!, dijo en un segundo tuit.

“Un magnífico aterrizaje”, dijo un comentarista de SpaceX en el video que transmitió en vivo el vuelo de prueba.

Sin embargo, al pie de la nave se veían llamas que varios operarios intentaban extinguir. Pocos minutos después, una enorme explosión hizo que el cohete se elevara de nuevo por los aires y cayera al suelo, totalmente destrozado.

[embedded content]

“Como el vuelo de prueba no había sido lo suficientemente excitante, SN10 sufrió un rápido e inesperado desmontaje tras haber aterrizado”, bromeó SpaceX en su página web, sin dar explicaciones sobre las razones de la explosión.

¿Hacia la Luna?

El aparato es la opción de SpaceX, propiedad del magnate Elon Musk, para viajar a Marte.

El prototipo, identificado como SN10 (Serial Number 10), había despegado el miércoles a las 23H20 GMT desde Boca Chica, Texas, para su tercer vuelo de prueba suborbital.

El aparato se elevó, impulsado por tres motores, y luego viró para volar en posición horizontal. Llegó a alcanzar una altitud de 10 kilómetros antes de iniciar su descenso en forma vertical y logró posarse en el lugar indicado sin problemas visibles.

Otros dos prototipos, el SN8 y el SN9, se estrellaron al aterrizar en diciembre y a comienzos de febrero.

Los ensayos se realizan en un área casi desierta alquilada por SpaceX en el extremo sur de Texas, cerca de la frontera con México y a poca distancia del Golfo de México. La zona está despoblada y es lo suficientemente amplia como para no causar daños ni víctimas en caso de explosión.

Elon Musk junto a uno de sus proyectos.

Musk imagina que algún día podrá enviar varios cohetes a la conquista de Marte. Sin embargo, en un primer momento y si las naves son seguras y funcionan correctamente, servirían para vuelos más cortos, especialmente a la Luna.

En uno de esos aparatos volará a la Luna el multimillonario japonés Yusaku Maezawa, teóricamente en 2023. El precio del vuelo es confidencial.

Desde su cuenta de Twitter, Maezawa invitó el miércoles a ocho personas “del mundo entero” a acompañarlo. Los interesados deberán anotarse antes del 14 de marzo y una semana después se hará una primera selección.

El futuro cohete, que incluirá una nave tripulada, tendrá una altura de 120 metros y podrá cargar 100 toneladas a bordo.

error: El contenido del sitio está protegido. Sepa disculpar las molestias ocasionadas.