13/04/2024

En el Movimiento Evita amenazan con cerrar los comedores porque no recibieron transferencias en todo el año de parte del ministerio de Capital Humano.

«La situación es insostenible», dijeron a LPO en la organización de Emilio Pérsico. En los comedores están viviendo situaciones de tensión al no poder cumplir con las personas que asisten a diario y que se descargan con los referentes de los movimientos. «No se la agarran con Pettovello, a la que nadie le conoce la cara», explican.

En el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) aseguran que en varios casos disminuyeron la cantidad de días que se abre el comedor por semana. «En muchos casos de 3 pasaron a 2 o un día por semana, ya no existen más los de todos los días», dijeron a LPO.

En algunas provincias los comedores que ya habían cerrado los volvieron a abrir con mercadería que reciben de los municipios. En otros casos permanecen abiertos por las donaciones de la ciudadanía o con ayudas provinciales.

Una Blitzkrieg de una línea

En el Gobierno dijeron a LPO que en abril podrían terminar de confeccionar el relevamiento de comedores en todo el país para recién empezar a girar mercadería. «Encontramos miles de comedores fantasmas», dijeron en el Ejecutivo. 

También dijeron que hay comedores con «asistentes inflados». «En algunos comedores nos piden por 200 comensales y van 50 por día», dicen las fuentes. En el Evita replicaron que la afluencia a los comedores es cada vez mayor y que es cada vez más grande la asistencia de la clase media.

En el Gobierno aclararon que los movimientos sociales no van a recibir transferencia de fondos sino que los comedores que estén registrados recibirán mercadería sin intermediación, como hicieron con los planes sociales. El propio Milei fue menos diplomático y desde el Four Seasons trató de «simios»  a quienes criticaron a Pettovello por cortar con los intermediarios de los planes sociales.

En el Movimiento Evita dicen que la eliminación de la intermediación es un tiro en el pie: aseguran que se perderá la red de contención barrial que viene implícita con la existencia de los comedores. «La gente no sólo viene a comer, podemos tener un control de lo que pasa en las familias y si no tienen el espacio va a haber más marginalidad», advierten.

Compartir