25/07/2024

Un sector del radicalismo de Córdoba, el que lidera Ramón Mestre, comenzó a levantar la voz respecto del alineamiento del partido con Javier Milei, una tensión que nutre y regenera la interna partidaria en un año que comenzará a definir las candidaturas del 2025, cuando, se especula, Luis Juez busque liderar Diputados en un acuerdo con La Libertad Avanza y el peronismo se sienta tentado de jugar su ficha más fuerte, la de Juan Schiaretti.

En este marco, el mestrista Facundo Cortes Olmedo, presidente del Congreso Provincial de la UCR, sostuvo que «la socialdemocracia, modelo al que adhiere la UCR; ofrece un marco ideológico y dogmático sólido para guiar las políticas económicas hacia un enfoque más equitativo y sostenible».

En una columna de opinión publicada en Alfil, Cortes Olmedo dijo que «en contraposición a los extremos populistas de izquierda o derecha, la socialdemócrata aboga por un sistema económico mixto que combine la eficiencia del mercado con una fuerte red de seguridad social y un papel activo del Estado en la regulación y redistribución de la riqueza». Parece un ensayo general de «la lista 3», la histórica boleta que la UCR usa cuando se queda sin aliados.

Aunque no hay una sola mención a Milei, el texto está repleto de tiros por elevación, como cuando, al hablar de los cambios necesarios, dice que «no pueden ser consecuencia de una voluntad divina o de una sola persona». «Para recuperar la sensatez y la prudencia en el ejercicio de la política y la administración es imprescindible transitar por el camino del medio, evitando caer en los extremos. La prudencia debe ser la brújula», remata la máxima autoridad partidaria del radicalismo.

Sobre la pelea por el DNU 70, Cortes Olmedo advierte, en un párrafo que parece destinado a un alumno de primer año de derecho, que «es crucial comprender que la voluntad del individuo expresa a través de un decreto difiere significativamente de la voluntad de la mayoría expresada a través de una ley».

Juez analiza ser candidato a diputado y entra en crisis su relación con De Loredo

¿Hay un viraje de la UCR cordobesa? El escenario político es complejo en Córdoba: Luis Juez, como anticipó LPO, advirtió a los suyos que podría cargarse al hombro la candidatura a diputado nacional en el marco de un acuerdo con La Libertad Avanza y los sectores más duros del PRO. Karina Milei y Martín Menem viajaron a Córdoba para intentar ordenar los papeles partidarios, una señal de que la intención libertaria no es cederle nada al jefe de la bancada PRO en el Senado. Juez ya tensionó con un tema sensible: «Fueron 30 mil almas», dijo respecto de los desaparecidos.

En el radicalismo son varios los que quieren la cabeza de la nómina, empezando por Rodrigo de Loredo, quien debe renovar su banca en 2025. Los otros dos históricos jefes del partido, Mestre y Mario Negri, siguen en el llano

En el peronismo, entre tanto, no se descarta la candidatura de Juan Schiaretti como diputado nacional. Aunque el ex gobernador repite que «el que fue papa no quiere ser cura», la posibilidad de que el escaño en la Cámara Baja sea el escalón para un objetivo mayor le da vida a la hipótesis de la candidatura del dirigente que más mide en Córdoba. Por ahora, la vicegobernadora Myrian Prunotto y el ministro de Gobierno, Manuel Calvo, recorren la provincia sin pausa, con la intención de encabezar la boleta.

En el radicalismo son varios los que quieren la cabeza de la nómina, empezando por Rodrigo de Loredo, quien debe renovar su banca en 2025. Los otros dos históricos jefes del partido, Mestre y Mario Negri, siguen en el llano. Con LLA disputando al menos un tercio, la interna radical se anticipa sanguinaria.

De Loredo está en una situación incómoda e intenta que el Congreso recupera la centralidad, para subirse a esa ola: «Hasta tanto no se puedan sancionar las leyes por Twitter o resolver los conflictos por TikTok, todas las explicaciones suenan a excusa», dijo el jefe de la bancada radical en un video publicado en sus redes sociales.

En él, De Loredo puso en tensión la alta imagen de Milei, un activo que el inquilino de la Casa Rosada siempre pondera. «Mantiene una imagen de 56%, lo cual es muy bueno extraordinario ante semejante ajuste, pero no hay que dejar de ver que a los tres meses de haber asumido, Macri tenía 70%, Alberto Fernández, 60%; y hasta Cristina un 65%».

Rota la relación con Martín Lousteau, De Loredo mantiene su alianza con Marcos Ferrer, el intendente de Río Tercero, y apuesta a un triunfo de Gonzalo Parodi en Río Cuarto. Eso podría inclinar la balanza decididamente a su favor.

Compartir