21/05/2024

La Cancillería Argentina condenó el allanamiento de la policía ecuatoriana a la embajada de México en Quito, lo que generó el quiebre de las relaciones entre ambos países: “La República Argentina se une a los países de la región en la condena a lo sucedido anoche en la Embajada”.

A través de un comunicado oficial, el ente dirigido por Diana Mondino repudió los hechos: “Como Estado Parte de la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954 que ha otorgado recientemente esta condición a dirigentes políticos venezolanos y se encuentra a la espera de la emisión de los correspondientes salvoconductos, la República Argentina se une a los países de la región en la condena a lo sucedido anoche en la Embajada de México en Ecuador”.

Y, además, llamó “a la plena observancia de las disposiciones de aquel instrumento internacional así como de las obligaciones que surgen de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, manifestaron desde el Ministerio de Relaciones Exteriores”.

Ecuador invadió la embajada de México en Quito para detener al exvicepresidente Jorge Glas, quien había recibido asilo político, y anunciaron el “inmediato rompimiento” de las relaciones diplomáticas. Las tensiones entre los países que mantenían relaciones desde 1830, fueron en aumento desde el 17 de diciembre, cuando el exmandatario pidió refugio en la sede mexicana.

Tras el hecho, la canciller mexicana Alicia Bárcena comunicó la ruptura de las relaciones con el gobierno de Ecuador y advirtió que denunciará al país en la Corte Internacional de Justicia. Además, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, también utilizó sus redes sociales para referirse a lo ocurrido y calificó el hecho de “violación flagrante al derecho internacional y a la soberanía de México”.

El conflicto entre México y Ecuador

El expresidente de México, Jorge Glas, estuvo preso por corrupción y tiene una orden de prisión en el marco de una indagación por el presunto delito de apropiación o uso ilegal de bienes del Estado. Por esa razón, la decisión de otorgarle asilo tensó las relaciones bilaterales, algo que aumentó luego de las declaraciones del presidente López Obrador sobre la violencia política en Ecuador.

La Segcom, por su parte, señaló que “toda embajada tiene una sola finalidad: servir como un espacio diplomático con el objetivo de estrechar las relaciones entre los países”. Además, agregó que “ningún delincuente puede ser considerado un perseguido político. Jorge Glas ha sido condenado con sentencia ejecutoriada y contaba con disposición de captura emitida por las autoridades competentes”.

Ámbito Financiero

Compartir