18/05/2024

El presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, fue este martes a pedirle ayuda a Karina Milei en Casa Rosada para revertir la integración de las comisiones que consensuó el jefe del bloque libertario, Oscar Zago, con el resto de los miembros de la bancada. Como informó LPO, la maniobra no tiene antecedentes y pone a La Libertad Avanza al borde de la fractura.

A pesar de que Zago ya elevó por nota formal a la oficina del riojano la nómina de los legisladores y sus roles, Menem supone que puede sacar y poner diputados a piacere. La pelea entre ambos expone, además, diferencias entre Javier Milei y su hermana, la secretaria general de la Presidencia: mientras que los zaguistas dicen que su referente habla con el Jefe de Estado, los menemistas deslizan que Karina no quiere a Marcela Pagano al frente de la comisión de Juicio Político.

El conflicto de las comisiones es un nuevo capítulo del enfrentamiento entre los dos libertarios.

Según los testimonios recogidos por este medio, la bronca interna no se apaciguó después de la noche en que fracasó el golpe contra Zago y casi se agarran a piñas para desplazar o ratificar al hombre que llegó al oficialismo después de pasar por el radicalismo y el PRO. «Todo se puso más virulento y Martín llegó a ofrecerle un cargo a un diputado para que vote a (Gabriel) Bornoroni», comentó una fuente parlamentaria.

Esa versión se sostiene en la especulación de que Menem no declinó su deseo de arrebatarle a su adversario la conducción de la bancada. Por más que en los pasillos del Congreso se deslice que lo que no le cierra es que Pagano se haga cargo de la presidencia de la Comisión de Juicio Político, el diputado que se inició en política hace dos años se siente en la cuerda floja y teme que Javier Milei finalmente decida poner a Cristian Ritondo al frente de la Cámara.

La crisis detonó también cualquier certeza sobre los demás acuerdos del bloque para integrar las comisiones. Por caso, los zaguistas se burlaban de que su rival interno pulseara para que Bertie Benegas Lynch quedara al frente de la de Finanzas, bajo el argumento de que «es experto en cálculo».

En un despacho libertario, interpretaron que «Menem cree que si voltea el armado de Zago en las comisiones se va a fortalecer pero está llevando las cosas a un punto crítico». Sin embargo, sería muy extraño que el oficialismo desandara las resoluciones que Zago formalizó.

La situación se agudizó tanto que si Menem se saliera con la suya, el bloque se partiría en dos. Si bien desde el entorno de Zago no emitieron opiniones, otros diputados libertarios vaticinan que el jefe de bloque se iría y se llevaría a la mitad de sus colegas. «Menem la está recontra pudriendo y Oscar es un tipo con carácter», admitieron.

Marcela Pagano.

Al cierre de esta nota, Bornoroni y Nicolás Mayoraz mantenían una reunión para diseñar una estrategia frente al descalabro. Al igual que durante la última reunión de bloque, donde este medio tuvo tantas menciones que un legislador tuvo que esclarecer a sus colegas diciéndoles que LPO no es un diputado, el chat del bloque ardía este martes.

Durante la jornada anterior, un grupo de diputados reclamaba una reunión previa a la conformación de las comisiones para que se coordinaran tácticamente los detalles o la línea. En ese contexto, se fastidió el secretario parlamentario, el empresario gastronómico Cristian Caram, y se burló de una legisladora por no entender que el trámite no requería una conversación sofisticada. La respuesta de ella lo enfureció: «con paciencia se gana el cielo, me enseñaron las monjas. Reitero lo que dije en la última reunión: los secretarios parlamentario y administrativo son empleados del bloque».

Ex legislador porteño y artífice de una de las reuniones donde se elaboró el dictamen blue de la ley ómnibus, Caram replicó: «No soy empleado de nadie e incluso, por mi exclusiva decisión, desarrollo mi tarea ad honorem. Te voy a pedir respeto yo a vos». Con el ánimo tan caldeado, la historia podría prolongarse. 

Compartir