21/05/2024

Javier Milei hizo una jugada de la política tradicional y le entregó el manejo de los terrenos ferroviarios a Miguel Pichetto y Florencio Randazzo para que le voten la ley ómnibus.

Como anticipó LPO en exclusiva, el ex funcionario macrista Alejo Maxit dejó la Adif, ahora llamada Trenes Argentinos Infraestructura, para asumir como presidente de Aysa.

La jugada, además de ser un paso para la privatización de la empresa de agua, liberó un cargo codiciado por la política y en especial por Randazzo, que manejó el área ferroviaria durante los 8 años en los que fue ministro del Interior y Transporte de Cristina Kirchner.

Con la salida de Maxit, quien queda de presidente de la administración de los terrenos ferroviarios es Marcelo David Krajzelman, el actual vicepresidente, que responde directamente a Randazzo.

Milei también le entregó al bloque Hacemos de Pichetto y Randazzo la Dirección General de Administración de la Adif. Estos puestos son importantes porque controlan los terrenos codiciados tanto por los empresarios inmobiliarios como Eduardo Elsztain, que han sabido hacer negocios multimillonarios en ese tipo de propiedades del Estado, como por los gobernadores y el jefe de gobierno, Jorge Macri.

Posse pone a un ex funcionario de Macri en Aysa para acelerar la privatización 

A cambio de esta generosidad, Pichetto y Randazzo no sólo prometieron avanzar con la ley ómnibus en Diputados, sino buscar los caminos para que no caiga el DNU que ya fue rechazado por el Senado y el kirchnerismo quiere voltear en la Cámara baja.

El DNU presenta fisuras en el bloque de Pichetto: los socialistas, que forman parte de esa bancada, se plegaron esta semana a la jugada del kirchnerismo para atacar el DNU. En tanto que los lilitos, que están en contra del DNU, no fueron participados en la jugada de Pichetto y Randazzo y ahora difícilmente cambien de postura.

«Hay que darle las herramientas a Milei para después criticarlo», dijo un diputado del bloque a LPO. Con ese argumento buscarán convencer a los compañeros de bloque.

Compartir