16/06/2024

En medio de los reclamos masivos y a unos días de realizarse la Marcha Federal Universitaria desde el Congreso a Plaza de Mayo, el Gobierno nacional propuso un aumento del 70 por ciento para los gastos de funcionamientos de las casas de estudio de todo el país y lo presentó como un acuerdo con el sector educativo que, sin embargo, salió a rechazar la propuesta, relativizó el acuerdo y ratificó la medida de fuerza para el martes.

A través de X (ex Twitter), el Ministerio de Capital Humano detalló tres “propuestas consensuadas con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN)” y detalló que “se dispuso un aumento del 70% en marzo llevando la asignación por gastos de funcionamiento” y otro 70 por ciento en mayo, se acordó avanzar “en un programa de auditoría conjunta que mejore y perfeccione los sistemas de auditoría existentes” y se resolvió realizar “una reunión en la Subsecretaría de Políticas Universitarias con el Comité Ejecutivo del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional)”.

Según la cartera conducida por Sandra Petovello, los incrementos propuestos para marzo y mayo elevan los gastos de funcionamiento a “$14.224.732.213 mensuales, totalizando un 140% de aumento sobre la asignación base de $5.926.971.777 mensuales”.

En ese mismo punto, el comunicado también remarca que “se dispuso una partida extraordinaria para atender las necesidades de los hospitales universitarios de $14.403.479.661”.

Tras la difusión de la comunicación oficial, diversos sectores educativos salieron a rechazar la propuesta y ratificaron la marcha del próximo martes convocada en conjunto con las centrales sindicales, organismos de derechos humanos, legisladores y legisladoras, movimientos sociales, científicos, y estudiantes secundarios, entre otros.

Las respuestas

Mediante un comunicado, el CIN destacó el diálogo como camino “para lograr acuerdos duraderos”, de relieve que se reconozcan parte de los reclamos que vienen llevando adelante y se mostró dispuesto para recibir “la invitación formal a la reunión donde se anuncie formalmente estas medidas”.

“La marcha convocada para el 23 abril, sin dudas continúa siendo una actividad de vital importancia y de visibilización, la cual el CIN adhiere y convoca”, concluyó el texto del Consejo.

“No hubo un acuerdo, hubo una propuesta del gobierno, de manera informal, donde se comprometen a subsanar el 25% del ajuste de los gastos de funcionamiento de las universidades”, aclaró Emiliano Yacobitti, vicerrector de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en un tuit que comenzó con la frase: “La marcha del 23 va a ser histórica!”.

En una sintonía similar y después de participan en una reunión para discutir paritarias, el Frente Sindical de Universidades Nacionales señaló que esta administración a cargo de Javier Milei “claramente quiere eliminar la Universidad Pública”, rechazó la oferta salarial de un 8% de incremento y agregó que “siguen mintiendo al afirmar que su gestión prioriza la educación”.

La convocatoria del 23 de abril

Después de reunirse el pasado 9 de abril en un plenario, el CIN decidió convocar “a una gran marcha universitaria en Plaza de Mayo en defensa del sistema universitario público argentino” para el próximo martes 23 de abril.

Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Ctera, Fagdut, Fua y Fatun en conjunto con las representaciones docentes, no-docente y estudiantiles también convocaron a la movilización que luego logró la adhesión de la CGT, CTA Autónoma, CTA de Ixs trabajadorxs para defender el sistema universitario público argentino y contra el desfinanciamiento propuesto por el Gobierno.

Como consignó este jueves en diálogo con Somos Télam, el reciente presidente electo del CIN, Víctor Moriñigo, la marcha “será inédita por esta unidad impensada 15 años atrás” y remarcó que “la universidad pública no es un tema partidario, de radicales, peronistas o de izquierda, la universidad pública es de toda la gente”.

Somos Télam

Compartir