19/05/2024

 «Para hacer una interna solo se necesita poner a dos radicales en una pieza», bromeó un viejo correligionario santafesino para ilustrar la pelea subterránea entre el senador Felipe Michlig y el gobernador Maximiliano Pullaro.

Michlig fue una especie de mentor de la carrera de Pullaro a la gobernación pero terminó rechazando el Ministerio de Gobierno «porque Felipe privilegió que no haya problemas en la gestión por choques personales porque los dos tienen una pulsión muy fuerte al liderazgo», contó un dirigente al tanto del armado del gabinete.

Según la misma fuente, desde el triunfo de Pullaro, el mandatario se manejó con absoluta hermetismo con la mesa chica y eso ofendió a Michlig. Cuando le ofrecieron el Ministerio de Gobierno, con más facultades de las que tiene ahora, Michlig prefirió quedarse en la banca de senador provincial que ocupa hace 24 años.

 [Tensión entre los senadores más cercanos a Pullaro por la negociación del gabinete]

El martes pasado, cuando Pullaro asumió la presidencia de la Región Centro con los gobernadores de córdoba, Martín Llaryora, y el entrerriano Rogelio Frigerio, Michlig pegó el faltazo y se mostró en su departamento repartiendo equipos de aire acondicionado. Fue el único senador ausente.

 El martes pasado, cuando Pullaro asumió la presidencia de la Región Centro con los gobernadores de córdoba, Martín Llaryora, y el entrerriano Rogelio Frigerio, Michlig pegó el faltazo y se mostró en su departamento repartiendo equipos de aire acondicionado 

Según fuentes del frente oficialista que hablaron con LPO en off, dijeron que Michlig pretendía que Pullaro lo fuese a buscar al departamento San Cristóbal, donde el senador es un líder indiscutible, cuando se armaba el gabinete pero eso no sucedió y se tuvo que conformar con quedarse en la Cámara Alta.

Pullaro junto a Frigerio y Llaryora asumiendo la presidencia de la Región Centro

 «No terminaron peleados pero los dos son muy líderes y a Felipe le iba a costar bajar el perfil siendo ministro de Gobierno porque iba a tener mucho peso en el gabinete y no es el gobernador», dijeron desde el radicalismo.

Es que para la carrera de Michlig, no haber desembarcado en el gabinete significó quedar afuera de carrera para la sucesión de Pullaro, que sin reforma constitucional, no tiene reelección. En su entorno, contaron a LPO que en cuatro años puede pelear la senaduría nacional.

El legislador era uno de los tres nombres que se barajaban para la continuidad política en la provincia como la tuvo el socialismo con Binner, Bonfatti y Lifschitz pero con una impronta más cordobesa como la que construyó De la Sota con Schiaretti y Llaryora.

Lo cierto es que Michlig aprovechó el megaevento de la Región Centro con los gobernadores y el ministro de la nación, Guillermo Francos, para ausentarse y dejar expuesta la distancia con el gobernador.

Compartir