19/05/2024

La guerra de los escritorios en el fútbol, entre aquellos que impulsan las Sociedades Anónimas Deportivas y los que levantan la bandera de los clubes en manos de los socios, se aceleró de manera abrupta en los últimos días y tuvo impacto en Córdoba. Porque, como adelantó LPO, la unidad en Belgrano para ungir al actual presidente Luis Artime por un período más, fue una ficha que Chiqui Tapia movió y sumó dentro de su tablero.

Ese que en Córdoba tiene como aliado principal al presidente de Instituto, Juan Manuel Cavagliatto, y que avanza por la estrategia que se profundizará después del Pacto de Mayo: aislar al mandamás de Talleres, Andrés Fassi. El hombre por el que, precisamente, apostará el expresidente Mauricio Macri después de mayo para avanzar con las SADs en el mundo del fútbol y salir a chocar con el titular de AFA.

Macri recibió a Fassi la semana pasada en las oficinas que el hombre del PRO tiene en avenida del Libertador. Encuentro del que, además, participó el exdiputado nacional y actual hombre fuerte del turismo regional, Gustavo Santos. El exministro macrista forma parte de la comisión directiva de Talleres, tiene un vínculo personal con Fassi y es un puente directo entre Macri y el principal directivo del club albiazul.

Lo curioso es que, a la salida de Fassi y Santos de las oficinas de Vicente López, quien ingresó al despacho de Macri fue el diputado radical Rodrigo de Loredo. Algunos señalan que hubo un pacto en los pasillos para no difundir ambos encuentros y que no se cumplió.

Macri apuesta a una alianza con el presidente de Talleres para avanzar con las sociedades anónimas en los clubes

De todas maneras, en plena disputa por el estatuto del fútbol argentino, el miércoles Fassi sumó otro encuentro y éste sí fue con foto. El presidente de Talleres se reunió con quien ahora es un ferviente defensor de las SAD, el secretario de Turismo y Deporte del gobierno de Javier Milei, Daniel Scioli.

Scioli lo recibió a Fassi en un cónclave del que también participaron su segundo, el macrista Julio Garro; y la diputada libertaria Juliana Santillán, una de las que impulsa un proyecto en la Cámara baja. El otro con una iniciativa es el diputado del PRO, Héctor Baldassi, quien desde hace un tiempo no tiene sintonía fina con Macri.

La publicación de Scioli en redes sobre ese encuentro empezó a confirmar lo que contó este sitio la semana pasada. El exembajador en Brasil celebró «la transformación deportiva y social» de Talleres y dijo que visitará la entidad el 24 de mayo, previa del Pacto que pretende firmar en Córdoba Milei y fecha clave para comenzar a discutir la privatización en el fútbol. Según creen en el entorno de Tapia.

En Córdoba consideran que Macri encontró en Fassi el lugar que tenía pensado para Andrés Ibarra desde Boca y el que quedó lejos para Juan Sebastián Verón con Estudiantes. Deseo frustrado, el primero, por la reelección de Juan Román Riquelme en diciembre pasado. «Román le aguó el sueño a Macri. Por eso, antes del debate de las SAD en el fútbol, ‘el 10′ va a salir campeón de algo. Lo intuyo», dijo a este sitio un conocedor del mundo del fútbol.

Asimismo, quien salió con todo a cruzar el encuentro de Scioli con Fassi fue la mano derecha de Tapia, Pablo Toviggino, hoy el enemigo perfecto del Mundo Talleres por la eliminación del club en la Copa de la Liga. «Es vivo Fassi cuando apunta a los árbitros porque Talleres no sale campeón. Si fuera por el silbato no estaría jugando ni Copa Libertadores. Compite arriba y en las definiciones le va mal. No hay vuelta», señaló una persona que conoce al presidente de Talleres.

De quien además afirma que tiene otras empresas vinculadas a la logística de eventos deportivos en Córdoba, más allá de si al estadio Kempes lo usa o no Talleres. «La familia de Fassi son los dueños de las vallas, de la empresa de limpieza cuando se usa el Kempes, de la logística. Todo lo que se mueve ahí, independientemente de si juega o no Talleres, tiene la mano de Fassi», señalan y afirman, además, que en el microclima del club «nadie se le planta».

Porque reconocen que es «ir a perder» contra un hombre que tiene en su horizonte ser el presidente de AFA; carta que negocia con Macri para destronar a Tapia. «No es fácil, el otro es campeón del mundo. Le bajó la imagen recién cuando (Lionel) Scaloni lo criticó en Brasil, pero se acomodó rápido», señaló otra persona que conoce a Tapia.

Teoría que desactiva así la especulación de una salida de Fassi «hacia arriba» y en el mundo de la política. «Va a quemar todas las naves con las SADs», dicen. «Tiene relación con Macri, con (Diana) Mondino, con Scioli, pero son ‘para llegar a'», aseguran.

En tanto, el contrapeso a Fassi está en Córdoba. Las primeras voces críticas del modelo SAD llegarán -o volverán- de colegas como Artime o Cavagliatto. Sobre todo del segundo, vinculado a Tapia, férreo defensor del club en manos de los socios y quien salió esta semana con un informe de gestión de la entidad de Alta Córdoba.

«Cavagliatto dijo siempre que, mientras él fuera el presidente de Instituto, el club iba a ser de los socios. Esa es la principal diferencia con Fassi», razonan acerca de una tensión que observa toda la política y que ya tiene un fuerte impacto en Córdoba. 

Compartir