24/07/2024

Diana Mondino podría perder otro de los diplomáticos que forman parte de su mesa chica. Se trata de Leopoldo Sahores, actual vicecanciller que acaba de recibir el aval del Senado para el ascenso a embajador. 

Como adelantó LPO, Sahores asumió el cargo con bendición de Jorge Faurie y es uno de los diplomáticos que aceleró su salida ante la falta de resultados en la Política Exterior y, en especial, la creciente debilidad de Mondino dentro del gobierno. 

Mondino autoriza a cada embajador a gastar 50 mil dólares en fletes 

Por eso, tendría cerrado el desembarco en la embajada argentina en el Reino Unido, sede diplomática codiciada y que hoy tiene a la cuestionada María Edith Plaza, que oficia de titular pero no tiene rango para el cargo y cuyo ascenso fue aplazado por José Mayans en el Senado en acuerdo con Guadalupe Tagliaferri, presidenta de la Comisión de Acuerdos.

Como publicó LPO, la bronca con Plaza era total. La embajadora de facto era la cuarta en jerarquía dentro del escalafón diplomático. Fuentes de Cancillería, dijeron que «es muy pro británica y fue la ideóloga del acercamiento con Inglaterra».

Pero además la indignación de los funcionarios de carrera obedece a que Plaza y Ortíz de Zárate estaban en 2023 de regreso al país. «Tenían el traslado pero ganó (Javier) Milei y ella se hizo poner como embajadora», aseveran, y añaden: «Es uno de los casos de manipulación personal más graves que se vio en Cancillería».

Leopoldo Sahores (der)-

Lo cierto es que Plaza es una diplomática que responde directamente a Sahores y quedaría como segunda en una vez que se confirme su llegada. «La jugada siempre fue esa. Dejarla ahí cuando el lugar y ponerla como segunda una vez que asuma», apunta una fuente al tanto de las negociaciones. 

Como anticipó LPO, el que ya oficializó su salida a Portugal fue el jefe de gabinete Federico Barttfeld que, según detallan altas fuentes diplomáticas, está cansado de los traspiés de la Cancillería y «no quiere quedar pegado». 

Karina avanza contra Mondino y ahora quiere meterle a Úrsula de jefa de gabinete

El número puesto para reemplazarlo es Úrsula Basset, interventora que puso Karina Milei para supervisar el giro conservador contra la Agenda 2030 y deja desdibujada a Mondino en la conducción del ministerio.

De concretarse la salida de Sahores, Mondino quedaría aislada y casi sin diplomáticos en quien sostenerse para llevar a cabo al gestión.

Compartir