24/07/2024

Los ectoparásitos representan una amenaza significativa para la producción ganadera en Argentina, con la sarna y las garrapatas como los principales culpables de pérdidas económicas y productivas.

Según estudios de INTA, las pérdidas productivas causadas por la sarna bovina pueden alcanzar hasta un 25% en animales afectados, con costos adicionales para los tratamientos que incrementan el gasto operativo de los productores.

La situación epidemiológica actual es preocupante especialmente en la región pampeana que nuclea al mayor porcentaje de existencias bovinas del país. Factores como clima, diagnósticos erróneos y/o tardíos y tratamientos ineficaces hacen que la enfermedad persista en el rodeo año a año. Sumado a esto, este año se presenta una estacionalidad más alargada, apareciendo los primeros casos en enero/febrero, con el pico de casos en los meses de invierno y prolongándose entrada la primavera.

Garrapatas: El enemigo silencioso
La garrapata común del bovino, Rhipicephalus (Boophilus) microplus, es el ectoparásito más relevante a nivel mundial en zonas tropicales y subtropicales. No sólo causa anemia y debilidad en el ganado, sino que también es vector de enfermedades como la babesiosis y la anaplasmosis, (complejo tristeza bovina). En nuestro país, este parásito afecta aproximadamente 14 millones de cabezas bovinas. Investigaciones indican que las infestaciones de garrapatas pueden disminuir la producción de leche hasta en un 30% y reducir el peso de los animales en hasta un 20%. Las pérdidas económicas directas e indirectas relacionadas con las garrapatas se estiman en U$S 200 millones anuales.

Impacto económico y estrategias de control
El impacto económico de la sarna y las garrapatas en la ganadería argentina es inmenso. Las pérdidas no solo se reflejan en la disminución de la productividad y el aumento de los costos de tratamiento, sino también en la reducción de la competitividad de los productores en el mercado global.

Para mitigar estos impactos, se recomienda una serie de medidas de control:
Tratamientos con acaricidas: Aplicación de productos aprobados por SENASA para control de cada agente causal particular. Utilización racional y estratégica de productos químicos para eliminar los parásitos. Control de efectividad de los tratamientos.

Manejo integrado de pasturas: Rotación de pasturas y control biológico para reducir la carga de parásitos en el ambiente.

Monitoreo y diagnóstico temprano: Implementación de programas de vigilancia para detectar infestaciones de manera temprana y actuar de inmediato.

Frente a estas problemáticas de suma relevancia en nuestro mercado, König lanza Dardox.
Se trata de un producto de aplicación pour on y de exclusiva formulación a base de flumetrina, eprinomectina y butóxido de piperonilo, que brinda 7 características como producto para el control de parásitos externos. Su efecto garrapaticida, sarnicida, piojicida, su bajo tiempo de retiro de 5 días en carne y 24 hs en leche, y su alta biodisponibilidad lo transforman en un producto de primera elección.

Dardox es el primer producto pour on del mercado aprobado para el control y tratamiento de sarna bovina con un 100% de eficacia en una única aplicación a los 15 días de iniciado el tratamiento.

Dardox también demostró un 100% de eficacia como piojicida a partir de los 14 días de efectuada la aplicación. El alto período de residualidad del producto controla y elimina la población del parásito en el rebaño, impidiendo la reinfestación de los animales.

Dardox como garrapaticida presenta una eficacia superior al 99% en una única aplicación al tercer día postratamiento. La novedosa formulación de Dardox lo hacen un producto de elección para el despacho de tropa, por su alta biodisponibilidad, su alta efectividad, su alto volteo y su bajo retiro en carne.

Cuenta con un bidón de doble tapa actuadora de última tecnología permitiendo el uso del mismo en ambos sentidos garantizando las buenas prácticas de aplicación del producto.

Además, posee doble acción: tópica y sistémica.

Compartir