28/01/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

Algo falló: así fue como BlackBerry pasó de ser un símbolo de estatus a un sinónimo de fracaso

El 4 de enero el teléfono móvil convertido en símbolo de estatus se convirtió en una reliquia más de una era pasada, previa al iPhone

BlackBerry fue pionero del correo electrónico y del modelo de la conectividad corporativa, reinó de forma suprema en los días en que los teclados físicos era el anhelo de millones de usuarios de celulares.

Pero el 4 de enero de este año, el teléfono móvil convertido en símbolo de estatus se convirtió en una reliquia más de una era pasada a medida que avanza la transición a la tecnología inalámbrica de quinta generación (5G).

Después de su “fecha de finalización de la vida útil“, como lo llama BlackBerry, los dispositivos que se ejecutan en los sistemas operativos y el software heredados de BlackBerry “ya no funcionarán de manera confiable”, informó la compañía, que desde su ocaso como fabricante de celulares se cambió hacia el software empresarial y la ciberseguridad.

Los dispositivos antiguos no pueden enviar un mensaje de texto o marcar el 911. La medida los coloca firmemente en el reino de lo arcano, en compañía de disquetes y teléfonos con disco con agujeros para marcar el número de destino de la llamada.

BlackBerry tuvo una legión de fanáticos de su teclado físico.

BlackBerry tuvo una legión de fanáticos de su teclado físico.

La gloria de un rey que cayó en desgracia

En su primera versión, BlackBerry no era un teléfono, sino esencialmente un buscapersonas bidireccional, una “solución inalámbrica revolucionaria para profesionales móviles”, según su fabricante, la empresa canadiense Research in Motion (RIM).

Cuando llegó la primera versión que podría considerarse un teléfono inteligente, en 2002, requirió el uso de un auricular. Durante años, BlackBerry estuvo en la cima del tótem de la tecnología personal, indispensable para políticos, celebridades y profesionales por igual.

Kim Kardashian solía tener varios BlackBerry, por si acaso una se rompía, y el expresidente estadounidense Barack Obama se negó a entregar su BlackBerry después de asumir el cargo.

Research in Motion disfrutó de años como uno de los principales fabricantes de teléfonos inteligentes del mundo, y lideró el camino con funciones como la capacidad de navegación web, texto predictivo, mensajería instantánea segura y Bluetooth. Fue visto como un líder en seguridad.

Pero la empresa tardó en darse cuenta del valor de las aplicaciones y las pantallas táctiles. Todavía en 2014, el exdirector ejecutivo de BlackBerry, John Chen, seguía insistiendo en que la estrategia de la compañía “se centraría cada vez más en el teclado qwerty”.

Un anticipo de los tiempos pandémicos

Pero los dispositivos a veces dejaban a los niños frustrados por su efecto de distracción en los padres: un artículo de 2006 en el diario estadounidense The Wall Street Journal, “BlackBerry Orphans”, presentaba a una niña de 4 años que intentaba tirar el BlackBerry de su madre por el inodoro y a un estudiante del ciclo secundario cuyos padres escribieron a máquina durante su ceremonia de graduación y recitales de baile.

Un estudiante de primaria de la ciudad texana de Austin dijo que estaba “muy molesto” con el teléfono BlackBerry de su madre: “Ella siempre se está concentrando en esa maldita cosa”.

BlackBerry fue así uno de los primeros dispositivos en introducir la tensión que conlleva la erosión de los límites entre el hogar y la oficina. Los dispositivos fueron amados y ridiculizados por lo difícil que era dejarlos, lo que les valió el apodo de “Crackberries“.

Las peleas y las discusiones libradas por el uso de BlackBerry, en el cine, en la mesa de la cena y durante los recitales de música, presagiaron el interminable tira y afloja por la atención y la presencia que muchos enfrentan en la era de teléfonos inteligentes, las redes sociales y Slack.

La desaparición del dispositivo se produce en un momento en que el mundo profesional está considerando el costo de ser accesible para su empleador en forma permanente. Más de un año y medio después de la pandemia de coronavirus, la fatiga de Zoom es desenfrenada y los trabajadores están dejando sus trabajos en cantidades récord en los países desarrollados y reevaluando sus relaciones con el trabajo en sí, citando el agotamiento como una de las principales razones para dejar de fumar.

El BBM de BlackBerry popularizó la mensajería instantánea.

El BBM de BlackBerry popularizó la mensajería instantánea.

Un héroe de la era de la 2G

El retiro de BlackBerry es parte de la caída de las tecnologías de comunicaciones inalámbricas móviles de segunda y tercera generación (2G y 3G), que está en marcha en los países desarrollados a medida que los operadores desmantelan piezas de infraestructura obsoletas e ineficientes, que alguna vez fueron el estándar para la conectividad, para dar paso a redes más nuevas que son más seguras y rentables. y más fácil de mantener.

Está previsto que los operadores de telecomunicaciones estadounidenses AT&T, Verizon y T-Mobile abandonen los servicios 3G este año 2022. Sin embargo, el camino hacia 5G sigue plagado de desafíos y desaceleraciones, desde obstáculos regulatorios hasta la falta de hardware y profesionales capacitados.

La oferta de BlackBerry con teclados físicos incluía diferentes tamaños de pantallas.

La oferta de BlackBerry con teclados físicos incluía diferentes tamaños de pantallas.

El iPhone, el tsunami que barrió al BlackBerry

La llegada del iPhone desató un tsunami de cambios en el mercado de los teléfonos inteligentes. Mientras que BlackBerry siempre se había dirigido al consumidor corporativo adicto al trabajo que priorizaba el correo electrónico, el iPhone ofrecía una interfaz accesible que resultaba atractiva para quienes estaban dentro y fuera del mundo profesional.

Después del debut del iPhone en 2007, la estatura de BlackBerry se erosionó: su participación de mercado cayó del 20% en 2009 a solo el 5% en 2012. Para 2016, cuando la compañía dejó de fabricar BlackBerry y cambió su enfoque al software, su participación de mercado se había reducido a cero cuando los clientes fueron bombardeados por opciones táctiles de competidores como Apple y Samsung.

Steve Jobs, cofundador y CEO de Apple, presentó el iPhone en las conferencias Macworld en la ciudad californiana de San Francisco el 7 de enero de 2007. En ese momento, pocas personas hubieran creído que BlackBerry sufriría tal suerte.

[embedded content]

BlackBerry era uno de los nombres líderes en teléfonos inteligentes y se acercaba al 10 por ciento de participación de mercado, un número que crecería al 20 por ciento solo un par de años después. Pero como todas las demás empresas que no se adaptaron al cambio radical del iPhone, BlackBerry nunca evolucionó.

El celular de Apple tenía un agotamiento rápido de la batería y un teclado digital pésimo. Por supuesto, todas esas cosas se arreglarían u olvidarían a medida que el iPhone ganaba popularidad.

La versatilidad, el diseño y la cámara del iPhone continuaron superando a todo lo que lanzó BlackBerry, y en cinco años, la participación de mercado se había erosionado por completo a medida que la gente acudía en masa a los teléfonos con teclados digitales. BlackBerry nunca respondió a la amenaza y el resto es historia.

Cadena de errores

El iPhone venció a BlackBerry al trazar su propio camino. El iPhone no fue una respuesta a nada de lo que hizo RIM. Era algo propio, razón por la cual sus competidores lo ignoraron hasta que fue demasiado tarde.

Si el iPhone tomaba impulso, creían altos ejecutivos de RIM, sería entre consumidores a quienes les importaba más YouTube que la eficiencia y la seguridad. Los clientes del negocio central de RIM valoraban los seguros y eficientes sistemas de comunicaciones de BlackBerry.

La popularidad del iPhone era ilógica para rivales como RIM, Nokia y Motorola. La batería del teléfono duraba menos de ocho horas, operaba en una red más vieja y lenta de segunda generación y la música, los vídeos y otras descargas agobiaban la red de AT&T. RIM ahora tenía enfrente a un adversario al que no entendía.

Todo indicaba que el producto debería haber fracasado, pero no lo hizo. Apple modificó el entorno competitivo y la razón de ser de los smartphones, de algo que era funcional a un producto que era hermoso. RIM quedó atrapado en la incredulidad de que la gente quisiera comprar esta cosa de diseño bello.

RIM unió fuerzas con Verizon Communications para encarar la amenaza del iPhone. El poderoso operador celular estadounidense comprendió que el acuerdo exclusivo de AT&T para vender el iPhone era una seria amenaza competitiva.

Se vendieron más de un millón de iPhones, apodado “el teléfono de Jesús“, en los primeros días. No era un teléfono común y corriente. Era un objeto de culto, con una hinchada devota y que crecía a toda velocidad.

En agosto, Verizon salió en busca de un antídoto frente al iPhone y RIM, entonces el mayor fabricante de smartphones del mundo fue su proveedor elegido. Mike Lazaridis, CEO de RIM, ofreció como respuesta la BlackBerry Bold, con su tradicional teclado y una nueva pantalla sensible al tacto. Sin embargo, los ejecutivos de Verizon lo rechazaron. Si Apple y AT&T estaban ganando terreno con un teléfono con pantalla táctil, Verizon debía tener uno propio.

[embedded content]

Una respuesta tormentosa

La solución de Lazaridis fue Storm, un teléfono que en 2007 era poco más que un prototipo. Al igual que el iPhone, el Storm tenía una pantalla de vidrio, pero a diferencia del teléfono de Apple, su pantalla se movía.

Los usuarios podían activar su teclado digital al presionar la pantalla, lo que reproducía la sensación de hacer clic y teclear que hizo que los teclados físicos de los BlackBerry fueran tan populares. A los ejecutivos de Verizon les encantó el Storm y prometieron un presupuesto de marketing de hasta 100 millones de dólares para promocionarlo en miles de tiendas.

Era un gran avance para el BlackBerry en el mercado estadounidense y Lazaridis sintió que no podía decirle que no pese a que Verizon fijó una fecha de lanzamiento para el segundo trimestre de 2008. El plazo de nueve meses llegó y se fue. RIM empezó a entregar los Storm sólo 15 meses después, en noviembre de 2008, justo antes de la temporada navideña.

Dentro de RIM, la mayoría de los ingenieros sabía que la empresa estaba comercializando un producto defectuoso. El navegador era dolorosamente lento, la pantalla no respondía bien en las esquinas y el aparato a menudo se colgaba y se reiniciaba.

[embedded content]

Relaciones rotas con los operadores

Verizon estimuló las ventas con fuertes subsidios, mientras que los ingenieros de RIM se apresuraron a lanzar actualizaciones de software para eliminar los cuantiosos errores del Storm.

“Fue el producto inicial de mayor venta que tuvimos”, dijo Lazaridis, con un millón de unidades vendidas en los primeros dos meses. “No podíamos satisfacer la demanda”. El éxito del Storm fue efímero.

Cuando el copresidente ejecutivo de RIM, Jim Balsillie, fue convocado a la sede de Verizon, en el segundo trimestre de 2009, para analizar los datos de ventas del operador, los altos ejecutivos de RIM sabían que el Storm era un fracaso total.

Prácticamente todas las unidades del millón de teléfonos que se habían despachado en 2008 necesitaban ser reemplazadas, le informó el director de marketing de Verizon, John Stratton, a Balsillie. Muchos de los teléfonos de reemplazo también estaban siendo devueltos. Stratton quería que RIM se hiciera cargo del costo total.

“Nos van a reembolsar el dinero que hemos gastado arreglando los problemas de su Storm”, le advirtió Stratton, “o reconsideraremos toda nuestra relación de suministro con ustedes. Esta es su responsabilidad. Esperamos que tomen medidas porque es su culpa, no nuestra”.

Verizon quería que RIM pagara cerca de 500 millones de dólares para cubrir las pérdidas del operador. “No puedo escribir un cheque como ese”, contestó Balsillie, quien ofreció una serie de concesiones, incluyendo un programa de reparaciones y reemplazos gratuitos y un inventario de BlackBerry de regalo.

El arreglo le costaría a RIM más de 100 millones de dólares. Stratton no estaba conforme, pero no tenía muchas alternativas. Por primera vez desde que salió a Bolsa, RIM había lanzado un producto muy por debajo de las expectativas.

Ante la oportunidad de superar a Apple y recuperar su liderazgo en la carrera de los smartphones, la compañía canadiense se había quedado corta. La empresa estaba acostumbrada a recibir elogios y adulación por sus aparatos, pero ahora los críticos cuestionaban si pudieran seguir innovando.

El Blackberry KeyOne introdujo a Android al ecosistema de la marca.

El Blackberry KeyOne introdujo a Android al ecosistema de la marca.

Lecciones

La desaparición de BlackBerry no recae sobre los hombros de un solo teléfono. Es posible que BlackBerry no haya podido vencer al iPhone o Android, pero su mayor falla fue no reconocer a un competidor serio.

Como se ha visto con Apple Watch, AirPods y iPad, las empresas reconocen y responden mucho más rápido a los movimientos de Apple, y es probable que veamos un cambio rápido cuando Apple lance probablemente sus gafas o dispositivos de realidades aumentada y virtual a finales de este año.

La desaparición de BlackBerry también es una lección para Apple. Puede que sea la primera y única empresa del mundo de 3 billones de dólares, pero nada es seguro en el mundo de la tecnología, incluso con un grupo de productos tan exitosos como el de Apple.

Te puede interesar

Siri es un ejemplo perfecto: Apple estaba muy por delante hasta que Amazon y Google lo hicieron mejor. Mientras tanto, Apple se prepara para ingresar a lo que podrían ser varias categorías de productos nuevos.