09/12/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

Remo Carlotto dijo que observadores internacionales en Brasil son «señal política» contra violentos

El Director Ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur (IPPDH), Remo Carlotto, destacó este domingo el papel de los cerca de 150 invitados internacionales que participarán de las elecciones que se realizarán dentro de una semana en Brasil, cuya tarea, dijo, será «tomar nota del funcionamiento del sistema, acompañar el reconocimiento del resultado y dar una señal política frente a cualquier intento de violencia que se quiera ejercer».

En diálogo con Télam, Carlotto contó que llegará el miércoles a San Pablo, donde participará de varias actividades con otros observadores internacionales y del jueves al domingo estará en Brasilia para seguir de cerca el proceso electoral en la capital del país vecino.

«Vamos a tomar nota del funcionamiento del sistema, acompañar el reconocimiento del resultado y dar una señal política frente a cualquier intento de violencia que se quiera ejercer, de que la comunidad internacional está acompañando», apuntó.

También sostuvo que «algo central para el proceso de integración regional es el respeto pleno de la democracia» y junto con ello «el funcionamiento del sistema de elecciones», que en Brasil movilizará nada menos que a 156 millones de electores.

Cuando falta exactamente una semana para los comicios -que parecen polarizados en las figuras del líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio «Lula» da Silva, y el actual mandatario, Jair Bolsonaro- la elección brasileña se alza como la más importante que haya vivido ese país en los últimos 30 años, por las implicancias simbólicas de quienes compiten y las consecuencias que uno u otro resultado podrían traer a América latina e incluso a la Argentina.

«Vamos a estar en el centro de cómputos y vamos a ver el desarrollo de las elecciones en distintos lugares, con una agenda amplia y completa de acompañamiento del proceso electoral», contó Carlotto, quien destacó la participación de «la propia OEA (Organización de Estados Americanos), instituciones electorales de toda Latinoamérica, y el Centro Carter que ha sido una institución de Estados Unidos de gran prestigio que monitorea procesos electorales en todo el mundo».

También subrayó que los ejes centrales de trabajo en esta etapa del instituto que conduce son «democracia, derechos humanos y paz», que es lo que buscan «articular con los países de la región», y con esa agenda se sumarán al resto de los observadores internacionales.

Entre las actividades previstas, Carlotto disertará en la sesión de trabajo «Desafíos de la democracia en el mundo y en América Latina», que se celebrará el viernes 30 de septiembre Brasilia. Y el 2 de octubre visitará centros de votación y luego acompañará el cierre de los comicios y la totalización de votos en la sede del Tribunal Superior Electoral.

Según datos de ese tribunal, se trata de las mayores elecciones de la historia del país y los mayores comicios informatizados del mundo. Serán aproximadamente 156 millones de electores y electoras que podrán escoger a los próximos presidente y vicepresidente de la República, a 513 diputados federales, a 27 senadores, a 27 gobernadores y vicegobernadores, así como a 1.059 diputados estaduales. La segunda vuelta está prevista para el 30 de octubre.

En un esfuerzo logístico continental, la Justicia Electoral de Brasil cuenta con un cuerpo de aproximadamente 2,2 millones de miembros de mesas electorales y de colaboradores, además de más de 22.000 servidores y 3.000 magistrados, con el fin de garantizar unas elecciones íntegras de norte a sur del país, de forma rápida, segura, eficiente y auditable, y de que la divulgación de su resultado se realice ese mismo día, tras unas pocas horas.