28/11/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

La joven fue encontrada sin vida el 5 de junio pasado
La joven fue encontrada sin vida el 5 de junio pasado.

Amnistía Internacional exigió «una investigación urgente, imparcial e independiente» de la muerte de Daiana Abregú, la joven de 26 años hallada asfixiada el 5 de junio pasado en una celda de una comisaría del partido bonaerense de Laprida.

El pedido de la ONG fue difundido este miércoles, luego de que la semana pasada se conociera el informe final de la reautopsia presentada por la Asesoría Pericial de La Plata, en el cual se afirmó que Abregú falleció como consecuencia de una asfixia mecánica por sofocación, es decir que no se suicidó.

Antes estos resultados, Amnistía Internacional exige «una investigación urgente, imparcial e independiente para lograr justicia en este caso de violencia policial», señaló el comunicado.

Es que los peritos médico-forenses de la Corte Bonaerense, María Andrea Noms, Rubén Neme y Claudia Becerra, concluyeron que no se observó surco de ahorcadura ni lesiones traumáticas en el cuello y vía superior:

«No se constataron alteraciones en laringe, hueso hioides indemne, corroborado por examen radiológico», determinaron.

«El paro cardíaco no es una causa de muerte, solo una descripción de que el corazón está detenido. En relación a la asfixia mecánica, no se interpreta cómo se llegó a esta conclusión cuando el cuello no fue estudiado, ni fueron descriptas características asfícticas en los demás órganos», precisaron los peritos judiciales.

Finalmente, la Asesoría concluyó «que la muerte de quien en vida fuera Daiana Soledad Abregú, de 26 años de edad, se produce a consecuencia de un edema hemorrágico pulmonar a partir de un Síndrome general asfíctico provocado por una asfixia mecánica por sofocación».

A raíz de ello, Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, afirmó: «Acompañamos el reclamo de sus familiares y, ante los contundentes resultados de la reautopsia, exigimos que se avance en una investigación imparcial y sin dilaciones que esclarezca los hechos y la participación de todas las personas involucradas en la detención de Daiana, su muerte e intento de ocultamiento de los hechos.»

Por último, desde la ONG llamaron a la sociedad a firmar un petitorio online «para exigir que se esclarezcan los hechos y el fin de la violencia institucional».

Por otro lado, la semana pasada también se conoció el resultado de un ateneo de peritos a cargo de la Policía Federal Argentina (PFA) que se realizó con el objetivo de dar cuenta de la etiología de muerte, analizando la autopsia, reautopsia, estudios complementarios, análisis comparativo de ADN, pericia toxicológica, pericia anátomo-patológica y pericia de ensayos de tracción.

El informe final de la reautopsia afirmó que Abregú falleció como consecuencia de una asfixia mecánica por sofocación, es decir que no se suicidó.

En total, esos peritos analizaron unas cincuenta pruebas volcadas en el expediente desde que se inició la investigación para concluir que se trató de una muerte por «síndrome asfíctico secundario a una posible ahorcadura».

«(…) los resultados en ambas autopsias han demostrado que el mecanismo de la muerte ha sido la compresión extrínseca del cuello, a consecuencia de un elemento constrictor que sigue el patrón típico de una ahorcadura», indicó el informe preliminar de la PFA.

Para estos peritos, «el surco del lazo observado en la occisa es claramente ascendente y discontinuo», lo que descarta el «estrangulamiento a lazo», en el que, generalmente, «la presión que se ejerce sobre el cuello es muy intensa, homogénea y, por otra parte, la dirección es horizontal o incluso descendente, dependiendo de la posición del agresor».

Luego de recibir el informe de la PFA, el fiscal Juan Ignacio Calonje, especializado en Violencia Institucional, solicitó al juez de Garantías Carlos Villamarin la excarcelación de los policías Vanesa Núñez, Juliana Zelaya, Adrián Osvaldo Núñez, Pamela Di Bin y Leandro Fhur, quienes estaban detenidos por «homicidio agravado» desde el 24 de julio último y recuperaron la libertad.

Las dudas sobre las causas de muerte de Daiana comenzaron con los testimonios de sus allegados que aseguraron que ella nunca se hubiera suicidado, que tenía proyectos y que, incluso, el lunes siguiente a su muerte iba a mudarse con su hijo a la ciudad de La Plata y ya tenía comprados los pasajes.

Con el patrocinio del abogado Sergio Roldán y de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) que interviene en la causa en su carácter de Mecanismo Local de Prevención de la Tortura, la familia logró que se ordene una reautopsia al cuerpo de Daiana, que puso en duda los resultados de la primera, que refería un suicidio, y que llevó al arresto de los policías, lo cual fue reconfirmado por la Asesoría Pericial.

Daiana fue hallada muerta la tarde el 5 de junio último en una celda de la Estación de Policía Comunal de Laprida, unos 430 kilómetros al sudoeste de la provincia de Buenos Aires, tras ser aprehendida cerca de las 7 de la mañana porque se encontraba alcoholizada y realizando disturbios en la vía pública.