09/12/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

Lebn en una de las fotos de promocin de su nuevo lbum con invitados e invitadas Foto Prensa Sony
Lebón en una de las fotos de promoción de su nuevo álbum con invitados e invitadas. Foto: Prensa Sony

La voz de David tiene algo mágico. Cantando en español, resuena -con límpido registro tenor- el color de un bluesman. El mismo swing florece en la yema de sus dedos sobre el diapasón de la guitarra.  Su vibrato, sus cuerdas estiradas, sus pausas y silencios, son correlato de su canto, de ese fluir sensual con que él supo surfear la vida, el arte, la música.

Como guitarrista es un orfebre fino que detecta la respiración de la melodía. Por eso cada solo suyo es una canción en sí misma, con aura, que abre espacios. 

Tamañas energías y dones  lo trajeron hasta aquí, a sus siete primeras décadas, con un bagaje de canciones lugares, amigos, historias, ciudades.

Pescado rabioso

VER VIDEO

Sube al rayo al fin

 
Más allá de las bandas que lideró, el aporte de Lebón en todos los casos fue un plus clave. En Pappo’s Blues (bajo y guitarra rítmica), Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll (guitarra), Color Humano (batería y coros), Espíritu (teclados), Los gatos (voz y guitarra) sus colaboraciones con Sui Géneris, Claudio Gabis, y más acá con Enanitos Verdes, Fito Páez, Alejandro Lerner, Julia Zenko, Andrés Calamaro, Spinetta solista, Pedro Aznar –entre otros– su presencia sumó un “esmowing” (al decir publicitario del viejo comercial de ginebra) que iluminaba al resto.

Párrafo aparte merecen dos formaciones que tuvieron al “Ruso” como miembro fundacional e imprescindible: Pescado Rabioso y Serú Girán. Fue así co-equiper de los dos grandes del rock nacional. Y en esa conjunción, la sinergia desató tormentas de arte, himnos. 

David se crio guitarrsticamente hablando en los Estados Unidos e hizo de ese aprendizaje un sello
David se crio guitarrísticamente hablando en los Estados Unidos e hizo de ese aprendizaje un sello.

En la calle de la sensación

 
El rey David fue bendecido con inusual instinto para la policromía vocal. Sus armonías vocales en ciertas canciones lograron eso que las convirtió en himnos, esa textura leboniana inconfundible.

En lo técnico, su formación musical acaso haya tenido que ver no tanto con su lugar de nacimiento, en Nació en la bonaerense Ituzaingó, pero no fue allí donde caló la relación con la guitarra, sino en Miami, a donde la familia se mudó, previo a la adolescencia. Allí, David se formó como guitarrista e integró algunos grupos cuando aun era menor de edad. Tenía que recurrir -dice la leyenda- a artimañas para poder tocar en locales donde, por ley estadounidense, no puede permanecer un menor. 

Precoz hombre orquesta: bajista, baterista, tecladista, además de enorme compositorun día se lanzó un día al LP propio, titulado sencillamente con su nombre y apellido, en 1973. Le dedica un tema a Luis y demuestra ser tan sutil para el rock duro como visceral para las baladas. 

1950-1952 ¿Los años sagrados?

Casi como una analogía local del famoso «Club de los 27» que en rock sajón nuclea a los múscos fallecidos a esa edad -Janis Joplin, Kurt Cobain, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Amy Winehouse y Brian Jones- en Argentina se ha dado un caso curioso relativo a los años en que nacieron los principales referentes del rock vernáculo. 

El dato incluye, desde luego, a David Lebón, nacido en 1952, igual que Nito Mestre (3-8-52) y extremadamente cerca de León Gieco (20-11-51) Norberto «Pappo» Napolitano (10-3-50) Luis Alberto Spinetta (23-1-50)  León Gieco (20-11-51) y una coincidencia particular que roza lo milagroso: Charly García (23-10-51) y Federico Moura (23-10-51): es decir, la misma fecha exacta. 

Así las cosas, para los amantes de las coincidencias cuasi astrales, he aquí otro misterio argentino que involucra nada menos que a siete de los fundacionales, a su modo y en su momento, del capítulo local de la música que cambió al mundo. 

Serú Girán-Seminare

VER VIDEO

Sueltaté rocanrol

 
Junto con Pappo y Claudio Gabis, de Manal, David Lebón es también pionero en tanto gran artífice nacional de riffs potentes, zeppelinianos, arrolladores. De esos cultivó varios en Polifemo (1976), su banda, desde donde emergió hacedor de bloques guitarrísticos, nervio y estructura de poderosos rocanroles.

Aquella banda desbordante se completaba con otros dos históricos próceres del llamado “rock nacional”: Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez. Quienes, a su vez, solían completar la formación de Sui Géneris cuando el fundacional dúo se presentaba en vivo. 
Acaso aquel contacto frecuente y primordial entre Charly y David (hace ya años que son amigos casi hermanos) haya sido la base para la reunión cumbre que vendría después, en la formación de una superbanda argentina.

Un disco emblema del rock local
Un disco emblema del rock local.

Serú

Finalmente, cuatro potencias se saludaron, y David fue una de ellas. El encuentro con Charly trajo un capítulo deslumbrante al rock local. En él, el guitarrista, el compositor, el cantor, el letrista, el genio que frotaba la lámpara y hacía brotar una gema tras otra: Voy a mil, Cosmigonón, San Francisco y el lobo, Frecuencia modulada, Noche de perros, Cuánto tiempo más llevará, Encuentro con el diablo, Parado en el medio de la vida, Cara de velocidad, Esperando nacer.

Corría 1978 y el  “Ruso” en su esplendor aportaba el soplo de balada y rocanroll que hace a la identidad Serú Girán. Con García (como antes con Spinetta) se conglomeró una dupla creativa inagotable.

Ser en sus primeros das
Serú en sus primeros días.

El tiempo es veloz

 
En 1980 David sacó su segundo disco solista: Nayla. Iba a ser doble, pero las discográficas rechazaron esa opción. Aún con Serú activo, apeló a sus entonces compañeros Aznar y Moro para grabarlo. Se sumaron Rinaldo Rafanelli (ex Sui Géneris) y Diego Rapoport (pianista jazzero de lujo que tocó con prácticamente todos los grandes del rock). Dos años más tarde, ya con Serú Girán separado, arrancó la seguidilla de discos propios con canciones que no dejaron nunca de fluir.

En El tiempo es veloz (1982) uno de sus LP más recordados, David volvió a hacerse cargo de todos los instrumentos en las bases. La ilustración de portada fue un regalo de su amigo Luis Alberto, que reincidió: no todos lo saben, pero el Flaco había debutado ya como ilustrador con el “payasito” de tapa del primer disco de Almendra.

Tan poderosa es la canción que da nombre al disco, y cobra destinos mágicos, como la versión de Mercedes Sosa.

REUNIÓN DE POLIFEMO CUATRO DÉCADAS DESPUÉS

VER VIDEO

Siempre estaré

Con el advenimiento de la democracia en Argentina, Lebón sacó un disco que trajo dos éxitos representativos de sus dos facetas: la balada Quiero regalarte mi amor y el furioso Rock de los chicos malos: un avance de la placa Desnuque (1984) donde “el Ruso” saldaría su deuda con el puro rocanrol que traía desde los tiempos de Polifemo. Quienes esperaban escucharlo rockear furiosamente y esas proverbiales estiradas de cuerda en medio de la velocidad, celebraron mucho este álbum.

Los ochenta siguieron con el mismo Lebón hiperproductivo, llegaron Si de algo sirve (1985) 7 × 7 (1986) Nunca te puedo alcanzar (1987) y Contactos (1989). En 1991 salió Nuevas mañanas y a partir de allí, un vasto paréntesis 

El primer disco solista de Lebn post Ser Girn portada ideada y dibujada por su amigo Luis Alberto Spinetta
El primer disco solista de Lebón post Serú Girán: portada ideada y dibujada por su amigo Luis Alberto Spinetta.

El siglo XXI encontró a un Lebón en pausa musical haciendo discos cada siete años. Estiempo de  Yo lo soñé (2002) Déjà vu (2009) y Encuentro supremo (2016). Así llegamos a un plan de colaboraciones musicales con colegas. Bajo la consigna de intentar hacer un resumen de su carrera, se grabó el primer volúmen de Lebón & Co. Pero, tal como supuso la producción del  proyecto, quedó corto un solo disco. El resultado:  está a punto de salir el volumen 2. 

En esta secuencia, David recorre sus clásicos acompañado por distintos colegas de todas épocas, generaciones y estilos; artistas que, a su vez, fueron y son admiradores suyos, en algunos casos, amigos personales, como el propio Charly García, con quien cantan Nos veremos otra vez. Además, entre otros, integran esa nómina Fito Páez, Sandra Mihanovich, Fabiana Cantilo, Julieta Venegas, Andrés Calamaro, Eruca Sativa, Ricardo Mollo, Nayla Lebón, Skay Beilinson, Conociendo Rusia, Rosario Ortega, Hugo Fattoruso, Soledad, Kevin Johansen, Juanes, Diego Torres, Abel Pintos, Emmanuel Horvilleur, Pedro Aznar y Carlos Vives.

La misma multiplicidad y adhesión del “Ruso” Lebón da cuenta del afecto y valoración artística que cuenta entre colegas. Ellos y los seguidores de siempre de este artista orquesta, sin duda brindarán por él este miércoles 5, en que el enorme multi-instrumentista, compositor, poeta y cantautor cumple sus 70 vueltas al sol.