09/12/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

Se necesitan dos personas para bailar tango, pero Google nunca encontró suficientes socios para su primera incursión en la realidad aumentada para tener un impacto en la pista de baile. Project Tango fue lanzado en 2014.

Era un nuevo enfoque de la realidad aumentada que se centró en ubicar la posición de un dispositivo en el espacio para proporcionar un andamio para superposiciones visuales.

El plan de Google era construir la tecnología central y luego dejar que los fabricantes de teléfonos móviles y los desarrolladores produjeran los productos de consumo reales.

Pero al final, solo dos empresas, Lenovo y Asus, aceptaron la oferta de Google y crearon dispositivos que no cumplieron en absoluto con las expectativas.

En 2017 Google anunció el cierre de Tango en favor de su marco de realidad aumentada más tradicional ARCore para los teléfonos.

La siguiente historia trata de esta poderosa tecnología de visión desarrollada por Google que le permitía a un teléfono ver su entorno.

[embedded content]

Una realidad aumentada inédita en celulares

Project Tango fue uno de los proyectos experimentales más observados de la compañía dueña del buscador más usado de la web, del sistema operativo Android y de muchos servicios populares de Internet.

Tango combinaba un sensor de profundidad, una cámara y un software que permitía mapear el espacio 3D completo de una habitación.

La tecnología permitió todo tipo de efectos de realidad aumentada sin precedentes, porque fusionó de manera efectiva el mundo digital y el físico tanto en su código como en sus impresionantes efectos visuales.

Tango se usó para crear de todo, desde mejores sistemas de navegación para personas discapacitadas hasta grafitis digitales.

La muerte de Tango se produjo solo unos meses después de que Microsoft anunciara la interrupción de Kinect.

Ambos trabajaron con cámaras de detección de profundidad similares, y Tango incluso fue desarrollado por un ex miembro del equipo de Kinect, Johnny Lee.

[embedded content]

Chau Tango, hola ARCore

Quizás el final estaba escrito cuando el equipo de Tango se incorporó a la división de realidad virtual de Google durante el desarrollo de Daydream.

En lugar de presionar a Tango, que requiere el hardware de detección de profundidad especializado para mapear el espacio en un espacio 3D real, Google cambió su enfoque a ARCore.

Esta plataforma puede obtener datos similares, pero mucho menos ricos de una sola cámara de un teléfono móvil estándar.

Este enfoque en ARCore significó que Google pudiera mejorar la realidad aumentada para la gran mayoría de los teléfonos y tabletas con Android que estaban en el mercado.

Así se decantó por esa vía, en lugar de crear en forma continua prototipos del futuro a través de impresionantes demostraciones tecnológicas de Tango.

La realidad aumentada de una sola cámara, iniciada en gran medida por aplicaciones como Snapchat, se volvió buena y rápida.

[embedded content]

Demostraciones asombrosas y exageradas

Las demostraciones de Tango, rara vez compartidas en Internet, pero presentadas a cualquiera que asistiera a ciertas sesiones en la conferencia I/O de Google, fueron asombrosas.

Lee, un investigador académico de corazón, era un showman refrescante y de voz suave, que demostraba cosas como una tableta Tango mapeando el espacio XYZ completo de una casa.

Luego, y con ese mismo equipo, Lee rastreaba la arquitectura 3D de una montaña rusa en tiempo real.

Mostró ideas prácticas, como reglas nítidas de realidad aumentada que miden la decoración del hogar, hasta escenas salvajes, como dinosaurios gigantes que invaden una sala de conferencias como sucede en la saga cinematográfica Jurassic Park.

Mientras lo hacía, Lee moderaba las expectativas de su propia exageración, destacando lo difíciles que eran para su equipo problemas como el mapeo de objetos persistentes en estos espacios y lo serían para la comunidad de investigación en general durante mucho tiempo.

Por supuesto, Google aprendió de Tango, y algunas de esas lecciones están dentro de ARCore. Pero la tecnología de Tango no está dormida en el código.

Project Tango se probó en tabletas con Android.

Project Tango se probó en tabletas con Android.

Cuando Google le ganó de mano a Apple

Presentado por primera vez en 2014, Project Tango fue un poco pionero por derecho propio, precediendo a ARKit de Apple con una herramienta de realidad aumentada móvil basado en teléfonos y tabletas que se sustentaba en hardware de cámara avanzado para construir mallas 3D de espacios de una manera similar a la forma en que funciona HoloLens de Microsoft.

Lograr que los fabricantes de teléfonos incorporaran esta funcionalidad bastante costosa en sus productos fue una tontería para Google, que solo logró que la plataforma Tango se ejecutara en algunos dispositivos ingeniosos en el transcurso de tres años.

La compañía parecía verse forzada ese año por Apple, que habló mucho con respecto a su plataforma ARKit en iOS11, dejando a Google abandonar el alto costo de entrada de la realidad aumentada a Android con la introducción de ARCore.

Sin embargo, hay muchos cruces en estas tecnologías, por lo que no es que Tango haya sido en vano.

La plataforma simplificaba un poco las cosas, centrándose en la detección de planos en lugar de construir una malla 3D del espacio.

Esto permitía que la funcionalidad ARCore se ejecutara en teléfonos populares en ese momento como el Samsung Galaxy S8 y el Pixel del propio Google que no tienen locas configuraciones multicámara.

Un teléfono móvil con ARCore, el reemplazante de Project Tango.

Un teléfono móvil con ARCore, el reemplazante de Project Tango.

Un final lógico, salvo para algunos defraudados

«Nuestro objetivo con Tango era realmente probar la tecnología central y mostrarle al mundo que es posible», dijo Clay Bavor, jefe de realidades virtual y aumentada de Google.

«Obviamente, otros han comenzado a invertir en realidad aumentada para teléfonos inteligentes, nuestro objetivo con Tango siempre ha sido llevar esa capacidad a tantos dispositivos como sea posible», dijo.

El cierre de Project Tango fue lógico. No tenía sentido tener un proceso de desarrollo fracturado para una plataforma como Android que ya es tan difícil de alinear detrás de una sola plataforma de realidad aumentada.

Todo esto era bastante poco en juego en ese momento, dada la falta de casos de uso establecidos, por lo que volver de tecnologías más avanzadas a otras más accesibles fue probablemente la decisión correcta.

Sin embargo, esa conclusión no sirvió de consuelo para el puñado de usuarios que compraron teléfonos móviles, como el Asus ZenFone AR, que destacaba la inclusión de Tango como una característica distintiva del dispositivo.