16/05/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

La convocante orquesta cooperativa que promete hacer bailar a Corrientes en su primera visita a la ciudad, presentando el disco “El tiempo y la serenata”, reprogramó su concierto para el viernes 20 de mayo, en la misma locación. Las entradas ya adquiridas son válidas para la nueva fecha y se siguen vendiendo on line en Corrientes y Resistencia

Grandes expectativas genera la llegada de la Orquesta Delio Valdez a Corrientes, que dentro de un mes presentará en vivo su disco “El tiempo y la serenata”, en Concepto Yapiré, desde las 21, pisando por primera vez suelo correntino. Con un Luna Park en agosto ya agotado y una gira nacional 2022 promoviendo este nuevo material, el público regional se prepara para una noche inolvidable con la cumbia y el baile como protagonistas.

La segunda tanda de entradas estarán a la venta en www.plateanea.com , además de los puntos de venta físicos habilitados a tal fin: en Corrientes, Que sea Rock, sito en Pellegrini 1501 y Burbujas, San Juan 957; y en Resistencia, en Óptica Richard, sita en Santa María de Oro 178.

EL TIEMPO Y LA SERENATA

En 2021, luego del lanzamiento del disco El Tiempo y La Serenata, la orquesta viajó por el país compartiendo escenario con reconocidas figuras, como Julieta Venegas y Los Palmeras, y grabando colaboraciones junto a artistas como Abel Pintos y Karina. Ahora, La Delio Valdez inició este año con muchos proyectos y sobre todo muy cerca de la gente.

“El Tiempo y la Serenata” es un disco diferente a todos los anteriores de La Delio Valdez, fue realizado integralmente durante la pandemia y el aislamiento. Es naturalmente un disco cargado de emocionalidad, de nostalgia y melancolía, pero que conserva la profunda raíz bailable que caracteriza a la orquesta.

Cada una de las 10 canciones que lo componen expresa un paisaje sonoro y sentimental distinto. Debido al aislamiento, las canciones nacieron de cada uno de los autores, de manera remota, en la intimidad y soledad de sus cuartos. Al pasar por el tamiz grupal, los bocetos de canciones fueron nutriéndose y tomando otra dimensión. Fue un proceso muy especial, porque la orquesta nunca pudo ensayar e interpretar la música de manera presencial.