26/09/2021

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

Luis Islas sueña en grande para Qatar 2022

Luis Islas aseguró este que el seleccionado argentino de fútbol “tiene un equipazo”, que puede “ser protagonista y dar muy buenos resultados” en la Copa del Mundo Qatar 2022, luego del despegue que significó la conquista de la Copa América en julio pasado.

El entrenador, actualmente vinculado a Sol de Mayo de Viedma en el torneo Federal A, destacó como principal virtud que “Argentina tiene recambio”, ponderó al DT Lionel Scaloni por su “trabajo fantástico” y afirmó que el arquero Emiliano Martínez “se ganó la titularidad”.

“Tengo una felicidad muy grande por el presente del seleccionado argentino y el campeonato conseguido en Brasil. Había mucha gente que estaba esperando que le vaya mal para caerle al cuerpo técnico y especialmente al entrenador”, declaró en una entrevista con Télam.

Islas, de 55 años, estuvo vinculado al seleccionado mayor durante una década: debutó en 1984, fue campeón mundial en México ’86, jugó tres Copas América (1987, 1989 y 1993 -campeón-), ganó la Copa Confederaciones ’92 y disputó el Mundial Estados Unidos ’94.

– Télam: ¿Cómo analiza el presente del seleccionado argentino?

– Luis Islas: A nivel Selección, la Argentina tiene hoy un equipo altamente competitivo, eso me ilusiona mucho. Me parece que vamos a tener una selección que nos va a dar muy buenos resultados, no tengo dudas de que la Argentina va a ser protagonista en el próximo Mundial, principalmente por el gran nivel que demostró en la última Copa América.

– T: ¿Qué atributos reconoce en el equipo?

– LI: Es un equipazo, con jugadores de mucha experiencia como (Lionel) Messi, (Sergio) Agüero, (Ángel) Di María, (Nicolás) Otamendi y otros que aparecieron y lo hicieron muy bien, con una solvencia y una personalidad extraordinaria. Esta selección argentina tiene recambio, no es que juegan 11 futbolistas y nada más. Todos los que juegan lo hacen de la misma manera: sea (Leandro) Paredes o Guido Rodríguez, (Giovani) Lo Celso o el ‘Papu’ Gómez, (Gonzalo) Montiel o (Nahuel) Molina, (Marcos) Acuña o (Nicolás) Tagliafico. Es un equipo que me seduce mucho y me dio mucha alegría que haya salido campeón.

– T: ¿Por alguna razón en especial?

– LI: Primero porque soy argentino y creo que salir campeón le hace bien al fútbol argentino en general, pero segundo porque hubo mucho gente y un sector del periodismo que estaba esperando que le vaya mal a la Selección para caerle al cuerpo técnico y especialmente a Scaloni. Eso lo sabemos todos los que estamos en el fútbol.

– T: ¿Cuál fue el mérito de Scaloni?

– LI: Estar convencido de lo que pretende, que es lo más importante que tiene que tener un entrenador. El trabajo que hizo Scaloni con su cuerpo técnico fue fantástico, por eso me encantó que haya salido campeón.

– T: ¿Con ‘Dibu’ Martínez se terminaron las dudas en el arco?

– LI: La Argentina tiene muy buenos arqueros, cualquiera que le toque atajar lo hará muy bien. Ahora ‘Dibu’ se ganó la titularidad y eso da tranquilidad. El trabajo que hizo fue muy pero muy importante.

Islas apunta a que Argentina no sólo clasifique a Qatar 2022, sino a tener una muy buena Copa del Mundo

Islas apunta a que Argentina no sólo clasifique a Qatar 2022, sino a tener una muy buena Copa del Mundo

– T: ¿Lo sorprendió que se haya consolidado de esa manera con tan pocos partidos en la Selección?

– LI: No, porque sabía de su personalidad y supo aprovechar la posibilidad que se le presentó. Siempre les digo a mis jugadores: ‘muchachos, ahí tienen la camiseta, ahora tienen que responderme a mí’. En el caso del ‘Dibu’ se la dieron, la cuidó a más no poder e hizo un trabajo impresionante como el resto de la selección argentina

– T: Al margen del seleccionado, ¿qué opinión tiene de la realidad del fútbol argentino?

– LI: A mí me gusta el fútbol argentino porque te prepara para jugar o dirigir en cualquier parte del mundo. Es muy intenso y tiene mucha presión.

– T: Desde hace algunos años se juegan con inestabilidad en cuanto al formato de competencia, tiene suspendidos los descensos, un promedio de equipos en primera superior a la media y todavía sin público en las canchas. ¿Qué sensación le provoca esa combinación?

– LI: El público se extraña mucho porque el aliento del hincha le da un entorno extraordinario al fútbol, pero creo que la ausencia tiene que ver con dos cosas: la pandemia y la agresividad que se ve en los estadios, por eso es que mucho tiempo antes se impidió que fueran los visitantes. No le echaría la culpa al fútbol por esa situación, creo que tiene que ver con que la sociedad está transitando por un camino equivocado.

– T: ¿Y en cuanto a la realidad económica y la imposibilidad de sostener a los planteles?

– LI: Es la realidad que nos toca vivir. Es imposible sostener un plantel cuando hay jugadores buscados desde el exterior. Nosotros los entrenadores armamos un equipo y sabemos que a los cinco partidos te sacan dos o tres jugadores de un día para el otro. Entonces se hace difícil armar equipos con sentido de pertenencia, con jugadores que puedan jugar dos o tres años en un club. La diferencia económica en relación al exterior es abismal.

– T: ¿Qué equipo argentino lo identifica?

– LI: El River de Gallardo, ese River con (Milton) Casco, o Montiel cuando estaba, y (Fabrizio) Angileri pasando permanentemente al ataque, que recupera rápido la pelota y ataca profundamente. Ese River me identifica mucho. También me gustan Vélez y Lanús porque tienen una idea y la desarrollan con jugadores jóvenes y del club.

– T: Usted fue dirigido, entre otros, por Carlos Bilardo, César Menotti y Alfio Basile. ¿Cuál fue el mejor de todos los que tuvo?

-LI: De todos saqué cosas y de algunos también lo que no se debe hacer. Mi idea está muy marcada, no es casualidad que en todos los equipos que me tocó dirigir, cuando los agarré, automáticamente empezaron a mejorar y sumar puntos. Tengo un convencimiento fuerte de jugar en campo rival y ejercer presión sobre la salida. Me gusta la dinámica y la intensidad, que vienen sujetas de la juventud. No se puedo tener un equipo con un promedio de 33 años. Estoy muy convencido de lo que pretendo.