30/11/2022

Nea Digital

Toda la información en un solo lugar

El concepto es reciente. Todavía se encuentra en desarrollo y muchos lo confunden con una versión mejorada de la realidad virtual (RV)

Facebook se transformará a partir del 1 de diciembre de este año en Meta. Con este cambio de nombre, la compañía quiere visibilizar su nuevo proyecto de convertirse en un metaverso.

Pero, ¿qué significa esta transformación en un metaverso de la empresa? El concepto de metaverso es reciente. Todavía se encuentra en desarrollo y muchos lo confunden con una versión mejorada de la realidad virtual (RV).

Sin embargo, algunos expertos se atreven a comparar la revolución tecnológica que hubo tras los primeros teléfonos inteligentes con lo que el metaverso supondría al uso de la realidad virtual. Es decir, más que referirse a la RV actual, el término se refiere al cambio que se producirá en el mundo por este tipo de tecnología.

A grandes rasgos, el metaverso consiste en un mundo virtual al que se accederá mediante un visor de realidad virtual. Posiblemente, este acceso se realizará a través de avatares en tres dimensiones (3D) y conectará distintos entornos digitales.

La RV que se conoce hoy se utiliza comúnmente en videojuegos. No obstante, la idea del metaverso se aplicaría a cualquier tipo de actividad, desde el trabajo y los videojuegos hasta conciertos o visitas al cine.

Las compañías tecnológicas han puesto su foco de atención en el futuro del Internet. Uno de los grandes interesados es Facebook (el futuro Meta) que ha convertido este proyecto en uno de sus principales objetivos.

La empresa de Mark Zuckerberg ha invertido millones de dólares en su dispositivo de realidad virtual Oculus. Este aparato es más barato que el de sus competidores, pero los analistas estiman que este precio podría estar causando más pérdidas que ganancias y que podría tratarse de una estrategia para llegar a más personas. La compañía desarrolla plataformas de realidad virtual con el objetivo de que se puedan realizar reuniones sociales y servir como herramientas de trabajo.

Sin embargo, Facebook reconoce que su proyecto de metaverso «no será construido de la noche a la mañana por una sola empresa». De hecho, la compañía cree que se tardará cerca de 10 o 15 años en consolidar este concepto.

Por ello, a pesar de que la marca sea conocida por intentar comprar o copiar a las firmas rivales, se han comprometido a colaborar con el sector. Prueba de esto ha sido su reciente inversión de 50 millones de dólares destinados a financiar organizaciones sin ánimo de lucro para «construir el metaverso de manera responsable».

Mark Zuckerberg impulsa al metaverso.

Mark Zuckerberg impulsa al metaverso.

El origen del metaverso

El «metaverso» fue acuñado en la novela cyberpunk de 1992 «Snow Crash«. En el libro, el personaje principal Hiro Protagonist, un pirata informático y, durante un corto tiempo, repartidor de pizzas, usa el metaverso como un escape de su vida. Allí, vive con un compañero de cuarto en un contenedor de almacenamiento de 6 por 9 metros, en un mundo sombrío donde el gobierno ha sido reemplazado por corporaciones corruptas.

Para esa historia, el metaverso es una plataforma para la creación virtual. Pero también está plagado de problemas, incluida la adicción a la tecnología, la discriminación, el acoso y la violencia, que ocasionalmente se extienden al mundo real.

La idea es crear un espacio similar a internet, pero en el que los usuarios (a través de avatares digitales) puedan caminar dentro y donde puedan interactuar entre sí en tiempo real.

En teoría, podrías, por ejemplo, sentarte alrededor de una mesa de reuniones virtual con colegas de todo el mundo, en lugar de mirar sus rostros 2D en Zoom. Y luego caminar hacia un Starbucks virtual para reunirte con su madre, que vive al otro lado del país.

En las últimas semanas, Zuckerberg ha ensalzado su visión de convertir Facebook en una «empresa de metaverso«. En ese sentido, afirmó que comenzó a pensar en el concepto en la escuela secundaria. La compañía anunció recientemente la creación de un nuevo grupo de productos metaverso. Y Zuckerberg dijo que ve la tecnología como «la sucesora de Internet móvil».

El director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, dijo la semana pasada que su empresa está trabajando en la construcción del «metaverso empresarial». Epic Games anunció una ronda de financiación de mil millones de dólares en abril para respaldar sus ambiciones en cuanto al metaverso. Esto llevó la valoración del fabricante de Fortnite a casi 30.000 millones de dólares.

Y en junio, el capitalista de riesgo Matthew Ball ayudó a lanzar un fondo cotizado en bolsa para que la gente pueda invertir en el espacio metaverso. Esto incluye empresas como el fabricante de chips gráficos Nvidia y la plataforma de juegos Roblox.

Las gafas Oculus de Facebook serían relevantes en el negocio del metaverso.

Las gafas Oculus de Facebook serían relevantes en el negocio del metaverso.

Cuál es su relación con 5G

Es posible que las grandes empresas que se unen a la discusión ahora simplemente quieran asegurar a los inversores que no se perderán lo que podría ser la próxima gran novedad. O que sus inversiones en realidad virtual, que aún no han obtenido un gran atractivo comercial, eventualmente darán sus frutos. Y, especialmente en el caso de Facebook, aprovechar el potencial a largo plazo del metaverso podría ser una forma útil de distraerse del creciente escrutinio aquí y ahora.

Cualquiera que sean las motivaciones, quedan grandes interrogantes. Desde cómo las empresas de tecnología pueden manejar los problemas de seguridad y privacidad en el metaverso, hasta si las personas realmente quieren vivir gran parte de sus vidas dentro de una simulación virtual inmersiva.

Idealmente, esas diversas partes del ecosistema estarán interconectadas y serán interoperables, dijo Jesse Alton, líder de Open Metaverse, un grupo que desarrolla estándares de código abierto para el metaverso.

«Alguien que esté jugando a un videojuego podría ganar una espada de fuego en su juego favorito en Xbox, ponerlo en su inventario. Y, más tarde, en realidad virtual, puede mostrárselo a su amigo y su amigo puede sostenerlo», dijo Alton, quien es también el fundador de la firma de realidad extendida AngellXR. «Es la capacidad de transportar [información] de un mundo a otro, independientemente de la plataforma en la que te encuentres».

Ya existen algunas piezas del metaverso. Servicios como Fortnite, un juego en línea en el que los usuarios pueden competir, socializar y construir mundos virtuales con millones de otros jugadores, pueden brindarles a los usuarios una idea temprana de cómo funcionará. Y algunas personas ya han gastado miles de dólares en casas virtuales, defendiendo su terreno metaverso.

También toma forma en telemedicina, en el comercio electrónico, en ámbitos empresariales, y podría darle a los operadores móviles nuevas oportunidades para monetizar las inversiones que realizan en sus redes 5G. 

Por ejemplo Verizon, que cuenta con laboratorios de prueba en distintas ciudades en donde invita a las empresas a experimentar casos concretos como el uso de hologramas para medicina soportados en 5G y en edge computing. Se trata de experiencias desarrolladas por el operador en conjunto con AWS y Microsoft, según cuenta Fierce Telecom a TeleSemana, que tienen como objetivo erigirse en las famosas killer apps que habilitarán nuevas posibilidades de negocios a otras industrias. El metaverso podría convertirse en esa killer app que le abra nuevas chances a las inversiones en 5G.

Otro ejemplo es el de SK Telecom que hace un mes y medio lanzó Ifland, una plataforma de metaverso diseñada para maximizar la experiencia a través de espacios virtuales y avatares, también soportada en la infraestructura 5G. Ofrece recrear ambientes de socialización a través de la realidad virtual o participar de reuniones virtuales, los virtual meet-up.

Los usuarios pueden abrir distintas habitaciones virtuales, y una vez en ellas personalizarlas, conocer a otras personas, interactuar con ellas, seguirlas. La operadora coreana tiene claro que los públicos que adoptarán más fuertemente estas propuestas serán los conocidos como millennials y centennials, que serán los que más consumirán lo que se distribuya por las redes 5G a medida que alcancen madurez en sus ámbitos laborales o se inserten en ellos. SK Telecom está planeando organizar festivales de lectura, conciertos, propuestas artísticas, de ocio e intelectuales. Porque sabe que estas generaciones tendrán especial interés en reunirse en estos nuevos mundos virtuales.

Podria darle a los operadores móviles nuevas oportunidades para monetizar las inversiones que realizan en 5G

¿Por qué todo el mundo de repente está hablando de eso?

El metaverso es una idea relativamente antigua, que parece cobrar impulso cada pocos años, solo para desvanecerse de la conversación en lugar de generar oportunidades más inmediatas.

Quizás como era de esperar, quienes trabajan en esta tecnología ven señales de que esta vez podría ser diferente. «Mucha de la gente que estaba trabajando en ello antes… todavía está involucrada. Es solo que hemos estado esperando ciertos avances tecnológicos», dijo Alton.

Las mejoras en los procesadores de dispositivos móviles, los sistemas de juegos, la infraestructura de internet, los cascos de realidad virtual y las criptomonedas son componentes fundamentales para crear el metaverso. También para garantizar la adopción por parte del consumidor.

Es más, después de que la pandemia obligó a gran parte del mundo a trabajar, aprender y socializar desde casa, muchas personas pueden sentirse más cómodas interactuando virtualmente que hace dos años. Eso es algo en lo que las empresas de tecnología pueden estar tratando de capitalizar.

Un cambio como «este es siempre un proceso iterativo de varias décadas… y, sin embargo, a pesar de ese hecho, hay una sensación inconfundible en los últimos años de que las piezas fundamentales se están uniendo de una manera que se siente muy nueva y muy diferente», dijo Ball, el capitalista de riesgo.

¿Tendrá el metaverso los mismos problemas que Internet?

Los defensores del metaverso dicen que eventualmente podría haber un enorme potencial comercial. Una plataforma completamente nueva en la que vender bienes y servicios digitales. También podría tener beneficios sobre la forma en que los humanos interactúan utilizando la tecnología.

«Lo que realmente estamos haciendo es descubrir formas de agregar tecnología a nuestras vidas para mejorarlas y mejorar nuestra comunicación con otras personas», dijo Bar-Zeev de RealityPrime. «No se trata solo de conquistar un mundo completamente nuevo».

Pero también hay una serie de preocupaciones sobre cómo se podría usar o explotar el metaverso. Zuckerberg dijo la semana pasada que los anuncios probablemente serán una fuente clave de ingresos en el metaverso, tal como lo son hoy para la compañía.

Pero a algunos en el espacio les preocupa que un modelo de negocio basado en anuncios cree, por un lado, personas que tienen, que pueden, permitirse pagar por un casco sin publicidad o una experiencia de metaverso, y que no tienen, que no pueden, replicando las desigualdades presentes en el mundo real.

«No quiero ver un mundo en el que segregamos a las personas entre aquellas que pueden permitirse obtener una mejor experiencia y aquellos que no», dijo Bar-Zeev. Agregó que el acoso en línea podría volverse más intenso cuando los usuarios puedan agredir los cuerpos virtuales de los demás, en lugar de simplemente intercambiar palabras desagradables en una pantalla.

La privacidad y seguridad de los datos también podrían convertirse en preocupaciones mayores cuando «más de nuestras vidas, nuestros datos, nuestro trabajo, nuestras inversiones existan ahora en forma puramente virtual», dijo Ball. Y otros problemas, como la desinformación y la radicalización, también podrían empeorar en el metaverso.

Te puede interesar

«Si ahora puedes reemplazar la realidad completa de alguien con una realidad alternativa, puede hacer que crea casi cualquier cosa», dijo Bar-Zeev. «La responsabilidad de todos en el campo es prevenir las cosas malas tanto como sea posible y fomentar las buenas».