13/04/2024

“El cambio de Gobierno asienta la lógica en los mercados, y la devaluación pone otra dinámica al comercio. La no intervención del Gobierno es un dato muy importante, y reconozcamos un faltante de terneros de 1,5 millón de terneros”, recorrió el especialista.

Santángelo apunta que la ganadería viene de un año donde la sequía influyó sensiblemente y enfatiza que luego del pico de $1852 en diciembre, el precio tomó una lógica más atinada y hoy le gana a la inflación. “Los precios de hoy son los más altos que hemos tenido en los últimos tiempos”, razona.

Indicadores de faena y otros
“Terminamos el año con un nivel de faena importante. La sequía del año pasado empujó la liquidación pues en muchos casos era muy oneroso sostener la alimentación”, dice.

“La faena se ha reducido en los últimos meses, hay mayor restricción de oferta, hay pasto, hay menos stock y estaremos cerca de los niveles de retención de vientre históricos y de una recría más larga. Este año habrá una menor oferta de hacienda”, resume el asesor y avizora que la faena este año se parecerá más a la de 2021/2022.

La cría
Dice Santángelo que la cría viene de un año malo (2023), luego de varios años buenos donde era refugio de valor. La suba de precios ocurrió en el segundo semestre luego que una buena parte de los productores no habían podido sostener la cría.

“Este 24 viene mejor. Lo mismo con los precios de las vaquillonas preñadas pero no hay que confundir: tenemos precio pero a la vez hay una suba importante de costos”, trazó.

Hubo un incremento importante de los costos en diciembre aún más altos que la inflación pero ya en enero y febrero se calmaron un poco. Habrá que ver el comportamiento que tendrán los precios en el futuro”, razonó.

El feedlot
La estrategia de ganadería confinada tuvo un comienzo de año difícil, con una relación compre/venta y costos que dan cuenta de una margen negativo. En las últimas semanas la caída del precio de los granos mejora un poco la ecuación de engorde.

Santángelo que este es un año para la recría, ganar kilos a campo y sacar un novillo que está muy demandado. Vale casi lo mismo un ternero pesado que un novillito recriado.

Las exportaciones
Santángelo cree que lo que es importante es poder exportar sin restricciones, sin intervención, el mercado es transparente. “En enero se exportó bien. Tenemos permisos para vender huesos, grasas y menudencias y eso será el motorcito de lo que viene. Hoy, China no es lo que era como en años anteriores: compra igual a precios más reducidos y pensamos que habrá volumen de exportaciones pero los precios seguirán deprimidos”, evaluó.

Lo que viene
– No se visualiza una suba importante de precios para los próximos meses pues la suba importante ya ocurrió.
– El gran problema son los costos. Hay una caída del precio de la vaca.
– El novillito tiene una alta demanda es un bien escaso.
– Se observan materias primas agrícolas a la baja y esto es una variable importante para un mejor manejo de costos. Hay que estar muy atentos.

Compartir