22/07/2024

Días después de la primera y polémica reunión del jueves pasado, en la que surgieron críticas a su postulación, la comisión de Acuerdos del Senado aprobó hoy finalmente con las firmas estrictamente necesarias el pliego del rabino y guía espiritual del presidente Javier Milei, Axel Wahnish, como nuevo embajador argentino en Israel.

Wahnish había recibido críticas directas por parte del senador radical, y presidente del Comité Nacional de la UCR, Martín Lousteau, quien le cuestionó la iniciativa presidencial de trasladar, en medio del conflicto del Estado hebreo con el grupo terrorista Hamas, la embajada argentina, desde su sede actual en Tel Aviv a Jerusalén, donde sólo unos pocos países (el más importante, Estados Unidos) tienen su sede diplomática.

Para Lousteau, la decisión de llevar la embajada a Jerusalén, “territorio bajo disputa según Naciones Unidas”, podría complicar el reclamo argentino sobre las Islas Malvinas. En ese debate, Wahnish le contestó que la idea del Presidente era trasladar la embajada al sector occidental de Jerusalén, cuya soberanía israelí no está en discusión, como sí lo está el sector oriental, con mayoría palestina.

Pero todo cambió ayer, cuando la canciller Diana Mondino llegó al Senado con un grupo de funcionarios, directo al despacho de Lousteau. Allí, según fuentes legislativas, la canciller y sus funcionarios “se comprometieron a qué no van a hacer nada que vaya en contra de las resoluciones de Naciones Unidas ni que afecte el reclamo argentino sobre Malvinas”. La paz se selló hoy mismo, con un encuentro entre el senador radical y propio Wahnish, que recibió así la novena y decisiva firma que necesitaba en apoyo a su pliego.

Además de Lousteau, firmaron en favor de Wahnish la presidenta de la comisión de Acuerdos, Guadalupe Tagliaferri (Pro); los radicales Maximiliano Abad y Carolina Losada; Carlos Arce; Beatriz Avila; el peronista salteño Juan Carlos Romero; el correntino Carlos “Camau” Espínola y Mariana Juri. Ocho fueron los votos en contra, entre ellos los siete de la bancada kirchnerista, incluida la ex gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, quien incomodó al rabino recordándole durante el debate que se postulaba “para ser el embajador argentino en Israel, no para ser el embajador de Israel en Argentina”, una frase que despertó la condena unánime de la comunidad judía organizada.

Perfil

Compartir