19/05/2024

La interna del kirchnerismo tuvo su pico máximo de tensión este miércoles, cuando Cristina Kirchner anunció que participará de un acto en Quilmes con la intendenta camporista Mayra Mendoza casi a la misma hora del que tenía agendado Axel Kicillof en Avellaneda con Jorge Ferraresi, uno de los intendentes que promueve su candidatura presidencial y empuja el choque con La Cámpora.

El primer acuse de recibo del movimiento de la expresidenta fue la reprogramación del acto de Avellaneda, que pasó de las 16:30 a las 13, Cristina había puesto el suyo a las 17, se supone para poner al gobernador en un aprieto. Ahora, fuentes cercanas a la Gobernación confiaron a LPO que Kicillof analiza sumarse al acto de Cristina en Quilmes.

El gobernador fue invitado por Mayra Mendoza y es muy probable que asista, luego de la actividad en la que, junto a Ferraresi, inaugurarán el Centro Cultural Kirchner en la Isla Maciel.

Además, según pudo saber LPO, ambos lados de la interna también se tironearon la presencia de Sergio Massa. Pero el ex ministro gambeteó la incomodidad de quedar en el medio de un fuego cruzado y se excusó de ambos actos a raíz de planes personales por su cumpleaños.

Massa gambeteó la presión cruzada de la gente de Kicillof y La Cámpora y aprovechó que este fin de semana cumpleaños, para alegar un viaje familiar y no ir a ninguno.

El 27 de abril es una de las fechas icónicas en el calendario kirchnerista, ya que remite a la elección presidencial en la que Néstor Kirchner quedó segundo y obtuvo un lugar en el ballotage que finalmente no se dio con Carlos Menem, logrando así la Presidencia.

Larroque cruzó a Cristina y estalló La Cámpora: «¿Qué es la conducción de Cristina? ¿Que tres ñatos te manden un WhatsApp?»

Por eso, Mayra inaugurará el microestadio Néstor Kirchner y convocó a la expresidenta, quien dará su primer discurso desde la asunción de Javier Milei. En ese punto, Cristina dijo que hará una reflexión sobre «este experimento del anarco-capitalismo».

Más allá de eso, en la participación de Cristina subyace una creciente tensión interna en el peronismo bonaerense que no es otra cosa que el inicio de la discusión por el armado de las listas. Los intendentes que rodean a Kicillof no quieren que otra vez queden en manos de Cristina y La Cámpora.

Kicillof visitó a Mayra Mendoza la semana pasada. Las tensiones internas se percibieron en Quilmes.

La organización de los actos en homenaje a la elección de 2003 dispararon una rosca frenética en las últimas horas entre Cristina, Kicillof, Máximo Kirchner y Sergio Massa.

De un lado y de otro, pugnaron por la presencia del último candidato presidencial del peronismo. Pero Massa encontró una excusa perfecta para evitar quedar envuelto en esas tensiones, ya que cumplirá 52 años el próximo domingo 28.

Mientras que Kicillof decidió bajar un cambio en la confrontación con Cristina y la Cámpora luego d elas explosivas declaraciones del Cuervo Larroque, uno de los alfiles del proyecto presidencial del gobernador. Para evitar que quede como una rendición, Kicillof sumó a los actos de ASvellande y Quilmes, también su participación en otro acto en Mar Chiquita, donde hartá un homenaje al histórico intendente del Partido de La Costa, Juan de Jesús.

Como fuere, lo que subyace es la discusión de un proyecto autónomo por parte de Kicillof y la capacidad de discutir las listas el año que viene.

La duda de algunos dirigentes con trayectoria en el peronismo bonaerense no está en que Axel busque liderar un proyecto autónomo, algo que ven como parte de la ley natural de la política, sino en si el gobernador podrá sostener un conflicto con Cristina.

Por eso, la idea de asistir al acto el Quilmes, abre el interrogante de si se trata de un movimiento táctico, pensando en el incordio de un prematuro choque con Cristina, o bien si hay una decisión de no avanzar por ese camino.

Compartir