21/05/2024

El dueño de Techint, Paolo Rocca, instruyó a sus gerentes para que operen sobre toda la cadena del sector, casi integrada verticalmente con la firma ítalo-argentina, con el objetivo de que aborten los acuerdos paritarios con la conducción de la UOM, liderada por el ex diputado kirchnerista Abel Furlán. 

Según testimonios recogidos por LPO, las empresas pymes del rubro necesitan evitar el conflicto gremial para no frenar la actividad pero las presiones del emporio domiciliado en Valentín Alsina son muy altas.

En un parque industrial, dijeron a este medio que incluso se lo transmitieron al sindicato. «Nosotros no podemos parar la producción, nos mata», explicaron.

La interpretación compartida por el sector fabril y su contraparte sindical es que Rocca tiene una apuesta política. «Techint tiene la oportunidad de barrer con el peronismo dentro de los sindicatos», explican en la CGT.

La UOM movilizó contra Techint y acusó a Rocca de buscar «disciplinar» desde la Secretaría de Trabajo 

De hecho, un empresario enrolado en la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA) consultado para este artículo coincidió con esa lectura. «Es perfectamente lógico, es su proyecto político», aseguró.

El dueño de Techint, Paolo Rocca, instruyó a sus gerentes para que operen sobre toda la cadena del sector, casi integrada verticalmente con la firma ítalo-argentina, con el objetivo de que aborten los acuerdos paritarios con la conducción de la UOM.

Un caso particular que preocupa tanto en las pymes como en el movimiento obrero es el desempeño de la izquierda en Acindar, en Villa Constitución. Allí, las comisiones internas anunciaron un paro por tiempo indeterminado y resulta difícil desescalar la confrontación.

El mtealúrgico Abel Furlan.

Los sindicalistas más curtidos advierten que la empresa tiene más oxígeno y que el conflicto desgasta a los trabajadores. Aunque pueda resultar temerario que Rocca y sus socios en ese duopolio, el Grupo Arcelor Mittal, prefieran comisiones internas de signo trotskista, el empresariado tantea la posibilidad de que una reforma laboral mileista establezca también la conformación de sindicatos por empresa, una jugada que el peronismo considera un debilitamiento letal de las centrales obreras.

Este miércoles Furlán encabezó una marcha de la UOM en San Nicolás y el gremio ya convocó a un congreso para la semana próxima. Allí definirán si lanzan una medida de fuerza escalonada, con paros de 24, 48 y 72 horas, sucesivamente, si no se habilitan las paritarias.

Dos dirigentes políticos confirmaron a LPO tanto la existencia de presiones sobre los empresarios metalúrgicos como la discusión sobre «el proyecto político de Rocca». El tema fue conversado incluso durante un almuerzo del que habrían participado, entre otros, el propio jefe de los metalúrgicos, el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, el titular de la CTA, Hugo Yasky, el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, y el ex ministro de Trabajo del kirchnerismo, Carlos Tomada.

Desde la empresa se despegan de esas versiones, atribuyéndolas al interés del sindicalismo. 

Compartir