18/05/2024

 La detención del empresario y financista Juan Ignacio Suris en una dependencia de la Policía Federal de la ciudad de Santa Fe se convirtió en un escándalo de película cuando la justicia detectó que el preso organizaba asados para la tropa, pedía comida por delivery desde el celular de sus custodias y recibía información privilegiada sobre las investigaciones que lo comprometían.

A cambio, Suris le acercaba grandes sumas de dinero al subcomisario Leandro Benítez quien quedó detenido por la justicia federal tras conocerse su vínculo con el preso vip. Ahora, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, relevó de sus cargos a los tres jefes de la fuerza a nivel regional, que tenían jurisdicción en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos.

El Ministerio de Seguridad informó que los comisarios Escalante, Aranda y Gallo fueron removidos de sus cargos por disconformidad en el compromiso y la productividad de los oficiales que tenían a su cargo los operativos antinarco en Rosario, nombrados por la propia Bullrich.

«Nosotros monitoreamos permanentemente el accionar de las fuerzas federales y cuando detectamos algún déficit, lo resolvemos inmediatamente», explicó un funcionario del Ministerio de Seguridad Nacional a LPO.

 Nosotros monitoreamos permanentemente el accionar de las fuerzas federales y cuando detectamos algún déficit, lo resolvemos inmediatamente.

Es que uno de los motivos que explica la crisis narco en Rosario es la complicidad de agentes de las fuerzas de seguridad con las organizaciones criminales, como quedó en evidencia en los megajuicios contra Los Monos y el Clan Alvarado.

Otra vez falló la seguridad: los asesinatos de civiles de Rosario se ordenaron desde las cárceles

En ese sentido, desde el Ministerio de Seguridad de Bullrich afirmaron que la Policía de Santa Fe también tiene mucho que revisar. Días atrás, se produjeron tres homicidios en el lapso de 72 horas en la misma esquina del populoso barrio Cristalería donde funciona un conocido bunker que, según los vecinos que se animaron a hablar con medios locales, relataron la presencia permanente de un patrullero a metros del expendio de drogas.

Efectivos de la Policía de Santa Fe.

Otro escándalo que salpicó a la fuerza provincial en las últimas horas fue la de agentes filmados cargando cajas de arroz en dos camionetas oficiales de un camión que había volcado y que se suponía debían custodiar. 

El equipo de Patricia Bullrich cree que ahora es necesario avanzar con una investigación interna sobre la PDI -Policía de Investigaciones de Santa Fe- porque sospechan de filtraciones hacia los narcos.

Cuando en la primera semana de gestión de Pullaro se decidió trasladar a los presos vinculados con las bandas narco a pabellones de máxima seguridad, el gobernador y su familia recibieron amenazas muy agresivas. La investigación judicial terminó imputando a seis policías.

Cuando en la primera semana de gestión de Pullaro se decidió trasladar a los presos narco a pabellones de máxima seguridad, el gobernador y su familia recibieron amenazas muy agresivas. La investigación judicial terminó imputando a seis policías.

Pullaro transita así sobre una delgada línea, públicamente hace una defensa de la Policía de Santa Fe porque quiere recuperar la confianza de la fuerza para que el patrullaje preventivo sea más efectivo y la fuerza no baje los brazos como hizo en la gestión de Perotti; pero es evidente que parte del problema narco incluye a sectores de esa fuerza. 

Desde que asumió Pullaro, con el control estricto de sicarios y narcos en las cárceles para que no usen celulares, el número de homicidios descendió significativamente en comparación con la gestión de Perotti. Lo que aún no se redujo con igual intensidad es el arrebato de celulares y otros delitos contra la propiedad.

Por eso, el Ministerio de Seguridad de Pullaro anticipó la compra de mil patrulleros, pero enfrentan el inconveniente que las automotrices no están en condiciones de entregarlos por las trabas a la importación, explicaron a LPO desde la cartera que conduce Pablo Cococcioni.

Compartir