21/05/2024

La negociación del oficialismo con los bloques dialoguistas por la nueva ley ómnibus entró en la nebulosa y por ahora no hay acuerdo. El capítulo de la reforma laboral, incluido a último momento por el gobierno, empantanó la discusión y una reunión realizada este miércoles terminó mal.

Los negociadores del gobierno citaron a los representantes del PRO, la UCR y Hacemos Coalición Federal para terminar de delinear el dictamen de mayoría, que en principio buscan aprobar en un plenario de comisiones el jueves. Pero el acuerdo está lejos.

Como contó LPO, esta mañana Miguel Pichetto salió a cuestionar fuerte al oficialismo por haber mandado una nueva versión de la ley ómnibus que incluye la reforma laboral, que inicialmente presentaría el radicalismo y se trataría aparte. El jefe de HCF avisó que no votará ese capítulo.

Pichetto sacado con Milei: «O construye un diálogo razonable con el Congreso o va a haber problemas»

El radicalismo fue a la reunión con esa advertencia de Pichetto y enseguida avisó que no apoyará la ley ómnibus si no incluyen su proyecto de reforma laboral. La discusión se trabó y los enviados de la UCR se terminaron yendo enojados, según revelaron a LPO fuentes de la reunión.

A eso se suma que los diputados de la Coalición Cívica dicen que no apoyarán el dictamen de mayoría e irán con un texto propio. Con este panorama, los libertarios todavía no tienen número para sacar el dictamen y a esta hora el texto con más firmas sería el de Unión por la Patria.

Monzó, Santilli, Massot, Pichetto y Ritondo

Como si fuera poco el lío, los enviados del PRO se enojaron por las desprolijidades de los libertarios y también se fueron mal de la reunión. Cristian Ritondo le avisó a los oficialistas que se corre de la negociación. «Cuando tengan acuerdo con los radicales y Pichetto nos llaman», dijeron los macristas.

El PRO ya viene dando muestras de hartazgo con las internas de los liberales y se corrió de las discusiones en las comisiones de juicio político y de previsión. Ahora no quieren volver a ponerse al hombro la negociación, como ocurrió en el primer debate de la ley ómnibus.

Los enviados del PRO se enojaron por las desprolijidades de los libertarios y también se fueron mal de la reunión. Cristian Ritondo le avisó a los oficialistas que se corre de la negociación. «Cuando tengan acuerdo con los radicales y Pichetto nos llaman», dijeron los macristas

A este caos se suma que La Libertad Avanza no tiene interlocutores claros en el bloque que ahora conduce Gabriel Bornoroni. Con el cordobés sin tomar las riendas de la negociación, también Martín Menem se despegó y no fue a la reunión de este miércoles. A la reunión del martes pasó a saludar.

El desplante radical de la reunión tuvo efecto inmediato en el gobierno. Minutos después de la reunión, Milei publicó un tuit en el que apuntó contra «Lousteau, Yacobitti y el radicalismo cómplice» por participar en la marcha universitaria. Uno de los participantes fue Rodrigo de Loredo, figura clave para la aprobación de la ley ómnibus. 

LPO también reveló que el gobernador radical de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, está pidiendo cambios en la ley ómnibus y no quiere que el radicalismo apoye el Régimen de Grandes Inversiones (RIGI). Además, los gobernadores patagónicos rechazan el piso de Ganancias.

Compartir