21/05/2024

Mauricio Macri pasó un momento incómodo durante el discurso de Javier Milei en la cena de la Fundación Libertad, donde confluyeron liberales y macristas.

El ex presidente dio su discurso previamente con varios elogios a Milei, de quien destacó que está dando una «batalla épica para recuperar libertades». Pero también le pidió que «nos libere de este peso que significa un estado asfixiante».

Macri y Milei se dieron un abrazo, y luego el actual presidente le dedicó algunos elogios. Pero en un tramo del discurso le tiró un dardo envenenado a su gestión económica y lo culpó del regreso del kirchnerismo.

«Creí que tener un Banco Central era posible. Cuando tuvimos el mejor banco que presidió Federico (Sturzenegger) pensé que podíamos tenerlo hasta el 28 de diciembre de 2017 que se lo llevaron puesto y gatilló el regreso del kirchnerismo», reprochó Milei en referencia al día que el macrismo anunció que incumpliría las metas de inflación, un hecho muy cuestionado por el mercado.

Macri compartió mesa con Karina Milei y Luis Lacalle Pou

Pero el momento más incómodo de Macri fue al final del discurso de Milei, cuando sintió el frío helado del despoder. El ex presidente vio como una marea de dirigentes se abalanzaba para saludar a Milei, mientras él esperaba solo parado al lado de su mesa y nadie se acercó a saludar.

Tras chequear su teléfono, Macri miró a su alrededor y fue a abrazar al español José María Aznar, una salida elegante para el mal momento. Juliana Awada fue espectadora de lujo y tampoco pudo ocultar la incomodidad.

Compartir