19/05/2024

El silencio de Federico Guillermo Máscolo es el más caro de Córdoba. El contratista del Estado está preso en la cárcel de Bouwer desde diciembre, imputado por ser el presunto autor de delitos que tuvieron como fin el lavado de activos. Ante la posibilidad de que hable, de que cuente lo que se presume sabe, el círculo rojo cordobés está en pánico.

En un segundo allanamiento, la Justicia Federal secuestró siete autos de lujo, miles de dólares y euros, armas; y tiene en la mira a varias propiedades en Córdoba y el exterior. En Miami, en sus años de mayor actividad con el Estado, Máscolo tenía varias offshore.

«En la búsqueda de rescatar esos bienes para la sociedad y parar estos delitos de lavado de activos que hacen mucho daño y tuvo como resultado el hallazgo de un galpón, con siete autos todos de lujo, una moto de alto costo y parte de los bienes que se están buscando», dijo el fiscal federal Enrique Senestrari.

Luego, Senestrari lanzó la bomba: «Todos los contratos de obras públicas que hayan tenido las personas involucradas que puedan entrar en sospecha de origen de estos bienes van a ser investigados, hay contratos de obras y de municipios tienen que ser revisados», dijo.

Roggio lidera las apuestas online en Córdoba y se vuelve un jugador clave para las finanzas de Llaryora

Máscolo salió a la luz en enero de 2012, cuando a los pocos días de asumir como intendente Ramón Mestre llegó a una función de Flavio Mendoza, en Carlos Paz, manejando un exclusivo Porsche propiedad de su íntimo amigo. El mito urbano cuenta que los guardias de la Municipalidad de Córdoba apodaron a Máscolo «Míster Músculo», luego de que el empresario se negara a que lo ayudaran a cargar dos pesados bolsos.

El mito urbano cuenta que los guardias de la Municipalidad de Córdoba apodaron a Máscolo «Míster Músculo», luego de que el empresario se negara a que lo ayudaran a cargar dos pesados bolsos.

Mestre, vale remarcarlo, no está mencionado en la causa. Sí, vale recordarlo, cuando era intendente, tanto Luis Juez como Olga Riutort (quienes en 2015 fueron en alianza contra el radical y terminaron cuartos en la elección municipal) sostenían por esos días que Máscolo era uno de los dos cajeros del por entonces alcalde.

Sin embargo, había una familiaridad entre Máscolo y Mestre. A tal punto que una madrugada la hermana del por entonces intendente chocó a dos policías motorizados cuando se conducía en la 4×4 de Andrea Benítez, la exesposa del empresario imputado por lavado de activos.

En el mestrismo aseguran que el vínculo entre el ex intendente y el empresario preso estaba quebrado desde mucho antes de la detención. Los radicales piden, por lo bajo, que se revisen los contratos que tuvieron con el Estado provincial en varias ciudades las empresas del pool Máscolo: MB Constructora, Máscolo Constructora, MH SRL y MH empresas de servicios. Desde hace varios años, estas empresas no tienen actividad significativa. También están bajo la lupa de Senestrari varias offshore con sede en Miami, actualmente inactivas.

Máscolo ya demostró que sabe callar: el 24 de febrero, un grupo armado que se desplazaba en dos autos de alta gama secuestró al hijo del empresario en la zona norte de la ciudad de Córdoba. Nunca se supo cuánto pagó por el rescate.

«Todos revuelven el vínculo de amistad con Mestre, pero nadie se anima a investigar los contratos de Máscolo en San Francisco», dice un mestrista que intenta que la mancha ensucie al peronismo. Sin embargo, LPO pudo confirmar que el polo de obras que encaró Máscolo contratado por la Provincia fue San Francisco fue durante la gestión del radical Hugo Madonna.

Máscolo ya demostró que sabe callar: el 24 de febrero, un grupo armado que se desplazaba en dos autos de alta gama secuestró al hijo del empresario en la zona norte de la ciudad de Córdoba. Nunca se supo cuánto pagó por el rescate, pero en la Policía se especula que el monto habría rondado los 300 mil dólares. El hecho fue denunciado, días después de ocurrido, ante el fiscal Enrique Senestrari, el mismo que lo tiene preso al empresario. Dijo que había pagado una cifra irrisoria aún en esa época: 100 mil pesos.

En esta causa, Máscolo cayó por un vecino del exclusivo country Las Delicias, que lo denunció por una operación de compra-venta de un auto de lujo.

Junto a Máscolo está imputado, pero en libertad, Ricardo José Sodo Toranzo, conocido porque denunció en 2016 a Mariano Martínez Rojas, quien fue condenado por «la mafia de los contenedores», causa en la que también recibió condena Claudio Minnicelli, el cuñado de Julio de Vido. Sodo Toranzo había denunciado al empresario correntino por estafas en la compra de autos de lujo, que es su metié. Como se recordará, Martínez Rojas intentó quedarse con Tiempo Argentino y Radio América en una maniobra escandalosa.

En la causa que tiene preso a Máscolo, Sodo Toranzo está sospechado de ser un prestanomebre y un cómplice del presunto lavado. Y quedan otros cinco imputados cuyos nombres el fiscal no quiere dar a conocer hasta haberlos indagado.

Por ahora, Máscolo sigue en silencio.

Compartir